¡Nunca descanses en paz!… La consigna contra Luis Echeverría a 50 años del Halconazo

No hay de debatir mucho al respecto, la historia oficialista y la propaganda del poder construyó una narrativa que intenta deslindar responsabilidades en las matanzas estudiantiles que marcaron al país en las décadas de los 60’s y 70’s, con el argumento de que “había estudiantes armados”. Pero no hace falta enfrascarnos en retórica jurídica ni legaloide, sino retomar un concepto de las fuerzas armadas (ya sean militares o paramilitares) llamado “cadena de mando” para declarar por conciencia que quienes dirigían al país en aquellos años fueron y son unos genocidas.

Ana Ignacia Rodríguez La Nacha, es la última sobreviviente de las cuatro líderes mujeres que estuvieron encarceladas durante dos años, tras participar en la Plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre de 1968 | Fuente: Antimonumenta “Vivas nos queremos”

Como el historiador Camilo Vicente Ovalle sostiene, las masacres que orquestó Echeverría en el 68 y el 71 “no fueron eventos excepcionales, medidas exageradas de fuerza. Era parte de la estrategia contrainsurgente que el gobierno tenía desplegadas”. El 71 no fue una repetición del 68, sino la continuidad de una política, parte de la estrategia contrainsurgente para combatir a grupos sociales, en momentos en que el comunismo se consideraba un peligro geopolítico en el occidente liderado por Estados Unidos.

Fuente: Antimonumenta “Vivas nos queremos”

Por esto a 50 años del halconazo y ante la impunidad que se mantiene hoy, en tiempos de la gran transformación, integrantes del Comité 68, organizaciones estudiantiles y sociales llevaron a cabo un movilización frente a la casa de Luis Echeverría Álvarez, con motivo de su participación en la masacre de estudiantes ocurrida el 10 de junio de 1971. Justicia Leonel Echeverría,simbólica que quedó plasmada en su residencia con la consigna “Aunque te alcance la muerte, nunca descanses en paz”.


Una consigna que tiene mucho sentido, ya que ni la persistencia del cuerpo del genocida que se resiste a morir, ha sido suficiente para castigarlo por su participación en ambos crímenes de lesa humanidad; a pesar de que el ex mandatario enfrentó dos procesos penales, uno de ellos relacionado con el 2 de octubre (en donde fue encontrado por un juez de ser culpable de orquestar el ataque) y el otro con la matanza del 10 de junio de 1971 (cuando era presidente en funciones1En la década de 2000, el gobierno de México creó una fiscalía especial para investigar sucesos como el de 1971. Se intentó que el expresidente Echeverría fuera procesado por “genocidio”. La Suprema Corte determinó que ese delito no había prescrito para Echeverría y su secretario de Gobernación (Interior), Mario Moya Palencia, por lo que podían ser juzgados. Pero la magistrada del caso, Herlinda Velasco, consideró que no se acreditaba el delito de “genocidio”, sino de “homicidio simple”, que sí había prescrito luego de transcurridos más de 30 años de lo ocurrido.). Por su edad y estado de salud, ambos juicios los pasó en prisión domiciliaria. Luego de tres años fue exonerado.

Fuente: Antimonumenta “Vivas nos queremos”

Las manifestaciones continuarán a las 16:00 horas con una movilización que partirá del Metro Normal, en la alcaldía Miguel Hidalgo, rumbo al Zócalo capitalino.  El emblema que Comité 68 enarbolará en las marchas de este día será “Juicio y castigo al genocida”.

“Hacemos un llamado al Estado Mexicano para que en el caso del 10 de junio promueva ante las autoridades encargadas de procuración de justicia, la reapertura del juicio contra el expresidente Luis Echeverria Álvarez y de mas cómplices en esta masacre y las que le siguieron en el periodo de la Guerra Sucia. Es una deuda de justicia que tienen con los jóvenes del pasado y los jóvenes del presente”, señaló Comité 68 a través de un comunicado.

Fuente: Antimonumenta “Vivas nos queremos”

Con información de La Jornada, BBC, Proceso y Antimonumento “Vivas nos queremos”

 

_____

_____


Vídeo Recomendado



Referencias

Referencias
1 En la década de 2000, el gobierno de México creó una fiscalía especial para investigar sucesos como el de 1971. Se intentó que el expresidente Echeverría fuera procesado por “genocidio”. La Suprema Corte determinó que ese delito no había prescrito para Echeverría y su secretario de Gobernación (Interior), Mario Moya Palencia, por lo que podían ser juzgados. Pero la magistrada del caso, Herlinda Velasco, consideró que no se acreditaba el delito de “genocidio”, sino de “homicidio simple”, que sí había prescrito luego de transcurridos más de 30 años de lo ocurrido.
Previo

¿Qué quiere decir que El Salvador adoptó el Bitcoin como moneda oficial?

Siguiente

¿Cómo rescataron a los perritos del socavón en Puebla?

Sin comentarios

Deja un comentario