Las mujeres tejedoras que abrieron paso a las computadoras modernas

La tecnología informática de antaño parece cómicamente primitiva y voluminosa. Una imagen popular que se comparte con frecuencia en redes sociales muestra una caja grande del tamaño de un armario en el compartimento de carga de un vuelo de Pan American Airways (PAA). La leyenda que acompaña a la imagen identifica la caja como IBM 305 RAMAC, el primer disco duro comercial del mundo desarrollado en 1957 y que tenía apenas una capacidad de sólo 5 megabytes.

En los primeros días de la informática, la tecnología de memoria permitía una capacidad de muy pocos bytes. La primera computadora electrónica desarrollada durante la Segunda Guerra Mundial para ayudar a los militares a calcular las tablas de disparo de artillería utilizaba tubos de vacío para almacenar datos. John Presper Eckert entonces inventó un dispositivo complicado que usaba tubos de vidrio llenos de mercurio y cristales de cuarzo que podían almacenar hasta unos cientos de miles de bits, una gran mejora con respecto a las primeras tecnologías de memoria.

https://i1.wp.com/i.pinimg.com/originals/89/55/3b/89553b2635ad3bc1eaee1741bdb68322.jpg?resize=1003%2C716&ssl=1


A fines de la década de 1940, Frederick W. Viehe, un inventor aficionado de Los Ángeles, presentó una patente para un nuevo tipo de memoria que usaba pequeños transformadores para almacenar datos. Esto fue mejorado sustancialmente por el físico de Harvard An Wang, y más tarde por Jay Forrester y Jan A. Rajchman a principios de la década de 1950, lo que llevó al desarrollo de la memoria del núcleo magnético. Esta nueva tecnología de memoria fue la primera memoria no volátil, una memoria que no pierde datos cuando pierde energía. Se usó ampliamente en las computadoras Whirlwind de la Marina de los EUA para el seguimiento de aeronaves en tiempo real.

Magnetic core memory
un núcleo de memoria con 128 bytes de capacidad | Crédito: Konstantin Lanzet/Wikimedia Commons

La memoria de núcleo magnético consiste en pequeñas rosquillas de material de ferrita ensartadas en cables en matrices. Cada dona podía almacenar un bit, y el valor del bit (cero o uno) se identificaba por la dirección de su flujo magnético. Los cables que pasaban por los orificios de las rosquillas podían detectar (es decir, leer) y cambiar (es decir, escribir) la magnetización de los núcleos. La memoria central se convirtió en la tecnología de memoria dominante durante las dos primeras décadas de la Guerra Fría. Pero fabricarlo fue un trabajo delicado. Los núcleos eran pequeños y tenían que ser enhebrados por manos firmes con lupas.

Magnetic core memory
Foto de una desconocida “tejedora” de la memoria del Apollo Guidance Computer | Fuente: Amusing Planet

Como todas las artesanías que involucran el tejido, la costura y otras formas de confección textil que históricamente se han asociado con las mujeres, el trabajo de tejer esta memoria central también se confió a las mujeres. Durante las primeras misiones Apollo, el software de la Computadora de Orientación Apollo se entrelazó físicamente en un almacenamiento de alta densidad llamado “memoria de cuerda central”, que era similar a las memorias de núcleo magnético. Para construir las memorias, la NASA contrató a mujeres capacitadas de la industria textil local, así como de Waltham Watch Company, debido a la precisión necesaria para trabajar alrededor de los núcleos con una aguja. Sentada una frente a la otra en escritorios largos, estas mujeres pasaban cables de un lado a otro a través de una matriz con muchos orificios, cada uno con un núcleo magnético. Pasar un cable a través del núcleo creaba un “uno”, mientras que eludir el núcleo creaba un “cero”.

Esquema del funcionamiento de una de estas memorias | Crédito: MagLab

Margarte Hamilton: la genial programadora de la NASA

Este tipo de memoria fue apodada “memoria LOL”, donde LOL significaba las “Little Old Ladies” que la ensamblaron. Ellas fueron supervisadas ​​por “madres cuerda”, que a menudo eran varones pero la jefa de todas las “madres cuerda” era una mujer llamada Margaret Hamilton.

_____

_____

Margaret Hamilton
Margaret Hamilton, junto al código que desarrolló para dirigir la misión Apollo de la NASA | Fuente: Amusing Planet

Margaret Hamilton fue directora de la División de Ingeniería de Software del Laboratorio de Instrumentación del MIT, que desarrolló software de vuelo a bordo para el programa espacial Apollo de la NASA. Una de las principales contribuciones de Hamilton a la misión Apollo fue idear una forma de lidiar con los errores informáticos. En la década de 1960 había pocas pautas formalizadas sobre cómo escribir, documentar y probar software complejo. Pero el software Apollo estaba notablemente libre de errores. Los que no eran humanos.

Durante la secuencia de aterrizaje del Apolo 11, los astronautas dejaron sin darse cuenta el interruptor del radar de encuentro encendido, sobrecargando la computadora. Hamilton había previsto tal emergencia e incorporó un mecanismo de detección-corrección de errores que permitió a la computadora del Módulo Lunar sobrecargado deshacerse de tareas sin importancia y concentrarse en dirigir el motor de descenso.

“Si la computadora no hubiera reconocido este problema y hubiera tomado medidas de recuperación”, escribió más tarde Hamilton al Director de Programación de Computadoras de Vuelo del Apolo, “dudo que el Apolo 11 hubiera sido el exitoso alunizaje que fue”.

Si desea obtener más información sobre cómo funciona la memoria de núcleo magnético, la National Science Foundation of Florida tiene un tutorial interactivo en esta página.

Magnetic core memory
Una imagen comparativa, con una memoria micro SD de 8GB sobre una antigua memoria de tan solo 8-bytes | Fuente: Amusing Planet

Con información de Amusing Planet | Selección, traducción y edición del Colectivo Alterius

 

 


Vídeo Recomendado



Previo

El bisonte regresa a Coahuila un siglo después: imágenes increíbles

Siguiente

Aunque se vayan a la playa, estamos peor que en julio: Ocho estados ya superaron su máximo de ocupación hospitalaria

Sin comentarios

Deja un comentario