AMLO traiciona a Huexca: Usa a la GN para terminar megaproyecto que prometió suspender si ganaba elecciones

El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió en 2016 que de ganar la presidencia de la República cancelaría la termoeléctrica y todo el Proyecto Integral Morelos (PIM) 1El Proyecto Integral Morelos (PIM) se gestionó en la época de Felipe Calderón, se instrumentó en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Graco Ramírez, y plantea la construcción de dos plantas termoeléctricas de ciclo combinado, una de las cuales ya está lista para funcionar en Huexca, en Yecapixtla., lo que le ganó la simpatía de los opositores. Sin embargo, en enero de 2019, cuando se aprestaba a declarar ese año como el de Emiliano Zapata, al cumplirse el Centanario de su asesinato en Chinameca, reculó y dijo que el PIM se haría realidad.

Molestos, los campesinos demandaron el cumplimiento de su palabra. López Obrador ofreció descuentos en el cobro de la electricidad y apoyos al campo. Sin embargo, la molestia incrementó. Los opositores señalaron que la termoeléctrica se encuentra en una zona rodeada de escuelas, frente a un jardín de niños y citaron a especialistas que hablan de los efectos del ruido y la contaminación.

La consulta: La fórmula de Obrador para traicionar a sus votantes

Las consultas se han convertido en una de las estrategias de la cuarta transformación (4T) para continuar o imponer nuevos megaproyectos. Obrador preparó este momento con una consulta que fue señalada por múltiples irregularidades, entre ellas el rechazo y la baja participación de las comunidades por donde pasa el proyecto.

El gasoducto afecta sus tierras, según las denuncias que hizo el activista opositor Samir Flores Soberanes, un joven herrero y campesino que fue asesinado en febrero de 2019, un mes después de que López Obrador refrendará que seguiría con el PIM y unos días antes de que se realizara un proceso de consulta en todo el estado respecto de la termoeléctrica. Asesinato que sigue en la impunidad y del que no ha habido avances en la investigación.

El acueducto pretende tomar agua de la planta de tratamiento de Cuautla, sin embargo, ese líquido engrosa el Río Cuautla a partir de Apatlaco para que ese líquido sea usado por más de seis mil familias que se dedican a la producción agrícola, cuyos productos se distribuyen en la Central de Abastos de la Ciudad de México. Los efectos para la economía de la zona serán devastadores, según Francisco García, de la Asamblea Permanente de Pueblos de Morelos.

Crédito: Cuartoscuro

En septiembre pasado, Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya no existían recursos legales que impidieran el funcionamiento de la termoeléctrica, gasoducto o acueducto. Sin embargo, Juan Carlos Flores, abogado del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, el Agua y el Aire, Morelos, Puebla, Tlaxcala, advirtió que son más de 16 los recursos que impiden los trabajos. Mismos que hoy estaría violando el gobierno federal.

“Mi esposo les enseñó un amparo que teníamos, pero dijeron que ellos no querían (ver) ningún amparo. Y nos dijeron que nos saliéramos”, dijo Martha López Gaspar del ejido de San Vicente las Piedras, municipio de Ayala.

La continuidad de las políticas del despojo

La violencia crece en el país y mientras el escándalo de Cienfuegos sostiene el clima de impunidad que caracteriza históricamente al gobierno mexicano, las funciones de la Guardia Nacional quedan claras con esta nueva afrenta a los pueblos organizados para defender sus territorios de las políticas del despojo, que siguen siendo un emblema del gobierno en la llamada 4T.

Justo porque se sabe que en este país los recursos legales no detienen a las estructuras del poder, ejidatarios de Ayala y Tlaltizapán mantenían un bloqueo para impedir la continuación de la obra, pero la Guardia Nacional obligó a los opositores a retirarse del lugar y luego cargó contra todas las cosas que había en el lugar. Cajas con comida, garrafones de agua, colchones, colchonetas, una lona, mantas, cartulinas, sillas, todo fue retirado, mientras que se formó una valla desde la orilla oeste del Río Cuautla del lado de Apatlaco, en Ayala, hasta la planta de tratamiento de aguas residuales de Cuautla. Son unos 200 metros que atraviesan el río, cruzan la carretera y se internan en la planta.

“Seguido de la GN llegaron las máquinas y trabajadores para reiniciar los trabajos del acueducto y comenzaron a colocar paredes de lámina para evitar el libre tránsito y el derecho de defensa y manifestación de quienes son agraviados por este megaproyecto”, dijo en un comunicado el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua.

El PIM también incluye un gasoducto a través de Tlaxcala, Puebla y Morelos, mismo que ya se encuentra conectado hasta la termoeléctrica, planta que necesita de 2 mil 500 litros por segundo de agua para enfriar las turbinas. Este líquido se plantea extraer de las aguas residuales. Para ello necesita el acueducto que ha sido obstruido en su construcción por campesinos desde hace 10 años, con tres plantones.

Los plantones han sido desalojados uno a uno. El último fue esta madrugada. No se reportan detenidos ni lesionados por la acción de la Guardia Nacional. Para que concluyan los trabajos de conexión del acueducto, faltan unos 200 metros. Desde esta madrugada las máquinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) realizan las conexiones para echarlo a andar.

Con información de Proceso, La Jornada y Animal Político

Referencias

1 El Proyecto Integral Morelos (PIM) se gestionó en la época de Felipe Calderón, se instrumentó en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Graco Ramírez, y plantea la construcción de dos plantas termoeléctricas de ciclo combinado, una de las cuales ya está lista para funcionar en Huexca, en Yecapixtla.
Previo

José Suárez, el albañil que se volvió experto en leyes para hacer justicia a su hija asesinada

Siguiente

Basílica de Guadalupe tendrá que ser cerrada porque no respetamos la sana distancia

Sin comentarios

Deja un comentario