Tenemos que hablar de la polémica de Liverpool, Alejandra Quesada y las “botas feministas”


Escucha nuestro podcast



Como lo han demostrado (pero desde al menos hace dos años) marcas como Nike o Corona, ser woke (progre, para los compas) es una estrategia que genera empatía para las marcas entre las audiencias masivas. En realidad, los corporativos y sus agencias de publicidad tardaron demasiado en llegar a la conclusión de que la inclusión hacía -por ejemplo- la mitad de la población  era algo que podía conectar.

En un caso más afortunado y con un enfoque diferente, creativos de marcas queridas pero sin grandes presupuestos como Bissú han apelado a la clase media. Específicamente con la campaña de Se Llega Hermosa, que conecta con una realidad de las mujeres mexicanas: maquillarse en el transporte público.

Aunque el contenido fue criticado con argumentos como “fomentan el ponerse en riesgo para cumplir una imposición patriarcal”, en lo personal creo que el hecho de maquillarse es relativo a decisiones muy personales de cada mujer que no necesariamente tienen que ver con llegar hermosa para algún hombre u otra persona. Es cuestión personal.

En el caso de Nike, tenemos su respaldo a Colin Kapernick, el jugador de la NFL caído en desgracia por protestar contra el racismo en la liga y en Estados Unidos en general. Ya en México, la marca de swoosh trató de sumarse a algo que era inevitable: un empoderamiento white pero válido de la mujer para las masas:

_____

_____

Con sus bemoles, como que al final quieren vender tenis, no todas las marcas salen bien libradas. De eso ya hemos hablado en Tercera Vía, como el infame caso de Indio y Cerveza Victoria.

Estamos muy mal si las marcas son nuestra brújula moral

Quienes no Nike ni Bissú, y de hecho ya quisiera tener el error de Indio, son los ejecutivos de Liverpool que esta semana permitieron un desastre de proporciones épicas con -no es broma- las botas feministas diseñadas por Alejandra Quesada.

¿Por qué son botas feministas? En primer lugar son moradas y tienen glitter en la suela, además de tener la promesa de donar parte de las ganancias para una asociación a favor de la mujer.

Hay dos discusiones aquí:

  • El que se trate de tener publicidad positiva para Liverpool al montarse en algo tan específico como la diamantada.
  • El oportunismo de ambas partes.
  • Que no precisamente son unas combat boots para las masas, si tomamos como referencia los precios de los tenis con estampado de Hello Kitty que Liverpool y Quesada lanzaron en el verano.
  • Que si se quiere apoyar a la mujer, hay decenas si no cientos de maneras de donar directamente a asociaciones como Fondo María o Fondo Semillas.

Viene lo más importante: la incongruencia de Liverpool, tienda que fue negligente con una trabajadora que tuvo un aborto espontáneo en un baño dentro de su horario de trabajo, además de haber encubierto un feminicidio ¡para que no les afectara en el Buen Fin!

El problema ha sido tal que Alejandra Quesada ha retirado el grid en Instagram en el que anunciaba las botas, que son maquiladas en una fábrica de León, además de haber cerrado comentarios.

Liverpool y su violencia contra las mujeres

  • Sobre el asesinato de una trabajadora por parte de un compañero de trabajo, que Liverpool encubrió para salir inmune rumbo al Buen Fin del 2014, incluso hasta se atrapó al feminicida.
  • La violencia contra Dafne McPherson, trabajadora que sufrió un aborto espontáneo (no sabía que estaba embarazada) y cuya atención médica en forma le fue negada por Liverpool. Pasó dos años en prisión de manera injusta y su bebé murió ahogado en el baño de la tienda.

***

Posdata

¿Cómo se pudo actuar mejor? Algunas ideas:

* Con unas botas anónimas, con diseño, sin apropiarse del hashtag o el simbólico de la diamantada. A partir de ahí, anunciar que un porcentaje de las ventas va para una causa noble. Fin.

* Acercándose a la comunidad feminista para generar una campaña para acercar al gran público al tema de la violencia contra la mujer en México.

* La campaña de publicidad pudo estar tres rayas menos whitexican y asumir otras causas progresistas desde la misma selección de modelos.

* Que Liverpool asumiera la responsabilidad por sus graves errores pasados.

 


Vídeo Recomendado



Previo

Acteal: A 22 años de la masacre se mantiene viva la resistencia y la esperanza

Siguiente

Stroma: Música para frenar el calentamiento global

3 comentarios

  1. Avatar
    Roberto R
    24/12/2019 at 12:20 — Responder

    Pues de a cuerdo en casi todo, sólo me parece que desconoces la labor de CEDEHM, esa organización hace una labor increíble en el norte del país.

    Yo diría que en vez de comprar las botas, se done el dinero directamente.

    • Avatar
      25/12/2019 at 13:01 — Responder

      Qué tal una disculpa pública con anuncio de indemnización para los casos de las empleadas afectadas y sus familias. Una nueva política laboral con perspectiva de género y el anuncio claro con detalle financiero sobre las supuestas donaciones?

  2. Avatar
    25/12/2019 at 13:06 — Responder

    Qué tal una disculpa pública con anuncio de indemnización para los casos de las empleadas afectadas y sus familias. Una nueva política laboral con perspectiva de género y el anuncio claro con detalle financiero sobre las supuestas donaciones?

Deja un comentario