1994 y no ser coyunturales

“A veces somos tan coyunturales que perdemos el contexto”, dijo Diego Enrique Osorno en una entrevista sobre la serie del momento en Netflix: 1994.

Osorno afirma que ese fue el año de esta generación. Es el año que define nuestro 2019, 25 años después. Los protagonistas políticos son Luis Donaldo Colosio y Manuel Camacho Solís, quienes tuvieron principales colaboradores en Alfonso Durazo y Marcelo Ebrard, ambos protagonistas del gabinete de López Obrador. No sólo “1994” nos ayuda a entender las redes de poder sino que ayuda a explicar muchos fenómenos sociales y políticos que se encuentran en nuestras narices.

Los derechos de los indígenas y sus peticiones siguen de frente a nosotros, sigue Marcos ahí, siguen sus reclamos ahí. La violencia política que germina con el asesinato de Colosio sigue presente y para muestra, el pasado 2018 fue el año con más asesinatos políticos, los ideales democráticos están ahí, con la oposición y con algunos actores del oficialismo, el modelo económico ahí germinante está en el centro de la discusión en la región. La impunidad del asesinato de Colosio es el gran problema de nuestro país y como dijo su hijo en días recientes, soy lo que sufren muchos niños y niñas con el asesinato de sus padres y madres.

Lo dice bien Osorno, en tiempos de las redes sociales nuestro análisis político tiende a ser coyuntural y no contextual. “1994” nos ayuda a poner ese contexto, a vislumbrar el pasado para prospectar el futuro. Por ejemplo, el análisis político coyuntural ve a Zoé Robledo como un subsecretario que quiso ser secretario y que ahora es director del IMSS y no como el hijo del gobernador que fue sustituido en medio de la crisis del levantamiento Zapatista en 1995.

El análisis político coyuntural nos deja a un grupo en el gobierno que busca la 4T y no de un grupo de políticos que desde 1994 están cerca del poder, de Alfonso Durazo, de Marcelo Ebrard, de Agustín Basave, de López Obrador, de Dante Delgado y de muchos actores políticos que hoy son protagonistas. Las ideas germinadas en 1994 construyeron una narrativa que permitió la alternancia en el 2000 y la llegada de la izquierda 25 años después. Sin embargo, atendiendo esa invitación de Osorno sobre analizar con contexto y no con la coyuntura, ¿el 2018 es el fin de este ciclo político?, ¿qué enseñanzas dejó 1994?, ¿2018 es un año paradigmático como 1994?

Algunas de las críticas al documental plantean dudas serias. ¿Cuál es la responsabilidad de Zedillo?, ¿las ideas, mataron a Colosio?, ¿la negociación con el EZLN fue exitosa?, ¿el colosismo, zedillismo y salinismo está vivo? Esos análisis políticos nos hacen falta.

 

Previo

Que se cancele la final Chelsea vs Arsenal es el sueño de un bielsista

Siguiente

Karen Uhlenbeck: La primera mujer que gana el "Nobel" de matemáticas

1 comentario

  1. […] Como dice mi amigo Carlos Aguirre, 1994 nos debe recordar a ir más allá de lo actual y la coyuntura. ¿Cuanto segundón que entrevista Osorno, no está teniendo su segundo o tercer aire en la 4T? […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *