Evidencia científica termina de desmentir la “verdad histórica”

Hoy por la mañana, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (GIEI-CIDH), expuso el primer informe de la segunda parte de su mandato para la investigación sobre lo sucedido el 26 de septiembre del año pasado en Ayotzinapa.

Uno de los puntos que más resalta del informe es que según un estudio meteorológico, que la misma PGR pidió a un centro especializado sobre la situación en la zona de Cocula-Iguala, muestra un sólo punto de incendio en el estado de Guerrero el 27 de septiembre de 2014, mismo que no corresponde a las coordenadas de Cocula.

Dicho informe concluye que además:


“sí llovió en Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014, y que no se detectó un incendio en la población de Cocula durante los mismos días”.

Lo anterior, contradice por completo la “verdad histórica” que sostenía el ex procurador de la República Murillo Karam: 

“los estudiantes normalistas fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados (en el basurero municipal de Cocula) y arrojados al río San Juan, en ese orden”

Por otro lado el grupo de expertos hizo énfasis en los siguientes puntos:

  1. Respecto al 5º autobús tomado por los normalistas, cuya existencia fue descubierta por el GIEI y podría tener que ver con el móvil de los hechos, se ha solicitado que se revisen las reconstrucciones realizadas posteriormente sobre el autobús como si éste estuviera plenamente identificado, y que deben ser reconsideradas a la luz de la evidencia.
  2. Es necesario entrevistar a personal del Batallón 27 para conocer detalles sobre los hechos y obtener posibles elementos de búsqueda. Durante meses, la respuesta del Estado ha sido evasiva sin que hasta el momento haya habido una concreta. El GIEI iha preparado un documento con las preguntas que quiere hacer a los 27 militares de su petición inicial. Sin embargo, el Grupo señala que si no está presente en dichas entrevistas no podrá evaluar la calidad de la información aportada, ni repreguntar sobre la misma, ni profundizar conforme a los estándares internacionales en la investigación de hechos tan graves.  
  3.  Se propone un protocolo para dar a conocer resultados de análisis de identificaciones que asegure la confidencialidad y el manejo de la publicación de resultados o su lectura para evitar, se revictimice a familias.
  4. Respecto a la segunda autopsia de Julio César Mondragón, esta se hizo en tiempo y con condiciones ágiles, el proceso posterior para la toma de una muestra de ADN se ha demorado debido a los trámites legales que ya tardaron más de un mes. Los expertos exhortan a las autoridades a no retrasar más el proceso para que el cuerpo de Julio pueda ser devuelto a sus familiares. 
  5. El normalista  Aldo Gutiérrez, quien resultó herido y con graves lesiones cerebrales como consecuencia de los disparos de la policía de Iguala, fue visitado desde Cuba por especialistas en neurología quienes sugieren algunas acciones terapéuticas y que después de estabilizar sus condiciones clínicas se consideren otras opciones de neuro-rehabilitación, fuera del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN). Aldo se encuentra en estado vegetativo, y no de “muerte cerebral” como de forma equivocada se ha manejado en algunas ocasiones en diversos medios.
  6. Según informes médicos de la PGR, 70% de los detenidos tenía lesiones, parte de las cuales pueden corresponder a malos tratos o torturas. El Grupo considera que tanto para la credibilidad de la investigación como para la prevención de la tortura y/o de posibles denuncias falsas, se necesitan reforzar las garantías médicas durante la detención.

Por último el GIEI, resaltó la importancia de que la propuesta de ley sobre desaparición de personas pueda debatirse y aprobarse en el próximo periodo legislativo.

_____

_____


Vídeo Recomendado



Previo

Venezuela decidió virar hacia la derecha

Siguiente

Medios públicos: entre lo analógico y lo digital

Sin comentarios

Deja un comentario