Triunfa Temaca: la presa sigue, el pueblo se queda


Escucha nuestro podcast



Foto: Proyecto Diez


En los Altos de Jalisco, existe un pueblo histórico con aproximadamente 600 habitantes que desde hace más de una década, resiste ante la construcción de una presa que inundaría el valle que ha sido el hogar de familias por generaciones. Temacapulín, es un pueblo que cuenta con monumentos de interés nacional que han sido catalogados así por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos y que ahora ha ganado una batalla más por su supervivencia. 

En agosto de 2013, la SCJN anuló un convenio firmado por el ex gobernador Emilio González, el ex gobernador de Guanajuato Manuel Márquez, la Conagua y Semarnat, con la intención de aumentar la capacidad de almacenamiento de agua de la presa El Zapotillo a 105 metros, lo que terminaría inundando los pueblos de  Temacapulín, Acásico y Palmarejo. Dicho convenio establecía que el servicio será prestado durante 25 años por una empresa privada, la cual se encargaría de suministrar hasta tres mil 800 litros por segundo de agua en bloque a la ciudad de León, y mil 800 litros por segundo más a la región de Los Altos.


En mayo del 2014, se emitieron suspensiones temporales por parte de un juez federal, las cuales dejaban al pueblo en la incertidumbre. Fue hasta el día de ayer que la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó la suspensión, a efecto de que la construcción de la cortina de la presa El Zapotillo no rebase los 80 metros de altura. Dicha resolución evitará la reubicación de los pobladores y que el pueblo y sus monumentos sean enterrados bajo un mega proyecto, que a pesar de las restricciones que le han sido impuestas, sigue poniendo en riesgo el entorno ecológico de la zona.

Con información de La Jornada, Proyecto Diez y CNN


Vídeo Recomendado



Previo

El 54% de los mexicanos no terminan sus estudios de secundaria

Siguiente

Algo malo pasa en Guadalajara

Sin comentarios

Deja un comentario