Cuando Jesusa Rodríguez sí montaba obras con dinero público; hoy es crítica de becados del Fonca

La austeridad no sólo le pega a temas de vida o muerte como la inversión en salud o el mantenimiento adecuado de la infraestructura energética a nuestro país. La cultura alrededor de los recortes, entre la 4T y sus acólitos, ha tomado ya el mundo del arte como rehén con casos como la cancelación de los Premios Fénix para la industria del cine o la cancelación de concursos con trascendencia histórica debido a supuesta redundancia.

En este planteamiento, se tiene que tomar con precaución una declaración  como la de la Senadora Jesusa Rodríguez (quien tiene el curul debido al abandono del puesto por parte de la también Senadora [convertida en titular de Segob] Olga Sánchez Cordero) acerca de la permanencia de las Becas Fonca:

Aunque podrían tomarse como las palabras de una legisladora que busca cobertura mediática, como muchos tantos, vale la pena analizarlo debido a la mayoría de Morena en las cámaras legislativos y la afición del grupo político por rasurar presupuestos.

En este contexto, leemos en El Universal que el desagrado de la Senadora por las becas Fonca tendría que ser bastante reciente ya que ella misma ha sido beneficiada de estímulos similares:

Varios en Internet le encontraron apoyos institucionales que ha recibido ella o su compañía Ópera Portátil y su asociación civil En chinga producciones. La senadora vía plurinominal como suplente de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, junto con su hermana, la compositora Marcela Rodríguez, lograron llevar a escena la ópera Las cartas de Frida, producción que tuvo su estreno en Alemania y se pudo presentar en México en 2013 gracias a un proyecto de coinversiones del Fonca.

El reporte está en formato de columna de cotilleo y firmado por “Periodistas Cultura” aunque nop entra en fake news, es una columna de cotilleo que también apunta otras participaciones familiares de la familia Rodríguez dentro de las mieles de los apoyos públicos para la cultura. Los mismos que hoy critica la legisladora suplente.

Con el programa de México en escena lograron montar Titus, en coproducción con el Helénico, en la que participó Catalinda Pereda, hija de Marcela, sobrina de Jesusa. Tan sólo el año pasado presentaron, Marcela en la música y Jesusa en la dirección, la ópera El día que María perdió la voz, también con apoyo del Fonca.

Lee la columna completa, aquí.

_____

_____

Previo

¿Qué pasa si empezamos a contar historias donde los hombres no maten?

Siguiente

Del muro a los aranceles: la contención migratoria

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *