Descubren una molécula universal que arroja luz sobre la evolución humana

Al igual que la mayoría de los olores naturales que son importantes para los animales, el olor de la sangre se compone de una mezcla de cientos de diferentes moléculas. Sin embargo, a diferencia de otras “señales químicas” que varían entre especies, el olor de la sangre parece ser universalmente importante para los animales.

Los depredadores usan el olfato para encontrar animales heridos, mientras que las presas evitan acercarse a la misma fuente del mismo olor. Esto sugiere que puede haber una molécula en la sangre de los mamíferos que funcione como señal de presencia de alimento y alarma, antigua y conservada evolutivamente. Investigadores de la Universidad de Radboud informan que pueden haber encontrado esta molécula y lo más sorprendente es que parece afectar también a los humanos.

“Es realmente especial y huele a cierta clase de metales”, dice Artin Arshamian de la Universidad de Radboud (grupo de investigación Cultura, Significado y Cognición) y el Instituto Karolinska en Suecia.

Molécula E2D

Arshamian explica: “El nombre de esta señal es trans-4,5-epoxy-(E)-2-decenal, una molécula aislada de la sangre de cerdo por nuestro colaborador Matthias Laska de la Universidad de Linköping en Suecia. Aunque en el laboratorio nos parece más fácil nombrarla simplemente como E2D”. Los investigadores trabajaron con científicos de muchas disciplinas y países para evaluar las respuestas de comportamiento a E2D a través de especies taxonómicamente distantes; concretamente se probó la respuesta en humanos, lobos, ratones y mosquitos.

Humanos y otros animales

Las investigaciones primero mostraron que a los mosquitos les gustaba tanto el E2D como el olor a sangre real. Luego, mostraron que cuando los lobos lo olían en un tronco perfumado reaccionaban como si fuera una verdadera presa: lamiéndolo, mordiéndolo y protegiéndolo de otros depredadores. Cuando probaron el olor de E2D en ratones, como ejemplo de especies-presa, las reacciones fueron las mismas que las fuertes reacciones de evasión inducidas por el olor a sangre verdadera.

Los investigadores luego ampliaron sus experimentos para incluir a los humanos. Aquí mostraron que cuando los humanos olieron el E2D exhibieron una respuesta de evasión automática iniciada por un movimiento hacia atrás. También comenzaron a sudar más. Sin embargo, esto no se debió a que los participantes pensaran que el olor era desagradable. En un experimento de seguimiento, los investigadores también demostraron que E2D aumentaba la vigilancia visual y la atención. Al oler E2D, los participantes detectaron estímulos emocionales más rápidamente a través de un impulso visual.

_____

_____

Una señal, dos funciones

Arshamian continúa: “Este hallazgo es único, ya que es la primera demostración de una única señal química con la doble función de informar tanto a depredadores como a presas que pertenecen a especies taxonómicamente distantes. También es importante destacar que es la primer señal química conocida que afecta a los animales humanos y no humanos por igual. En los humanos, el efecto de E2D fue más allá de las respuestas periféricas simples mediante la modulación de funciones cognitivas más complejas prototípicas para un sistema defensivo”.

Arrojando luz sobre la evolución humana

La adaptación omnipresente a E2D indica que la presión de selección para esta señal química se conserva a través de la evolución. Esto puede arrojar luz sobre la evolución humana, nuestra formación como especie. “Nuestro hallazgo en humanos encaja con los datos paleontológicos que muestran que los primeros primates eran insectívoros de cuerpo pequeño. No hay duda de que los humanos somos depredadores oportunistas, pero probablemente evolucionamos a partir de una especie presa y algunos aspectos de este rasgo persisten en nosotros”, concluye el investigador principal Johan Lundström, profesor asociado en el Instituto Karolinska en Suecia.

 


Vídeo Recomendado



Previo

Oficial de policía en Guerrero viola a defensora de los derechos humanos

Siguiente

Ivette Pradel #VocesVioletas

Sin comentarios

Deja un comentario