Chomsky: El nuevo proyecto de Elon Musk fracasará en sus objetivos más ambiciosos

A finales de abril, Elon Musk anunció que, Neuralink, una innovadora propuesta para desarrollar un interfaz cerebro-computadora, se enfocará primero en ayudar a las personas que perdieron su movilidad debido a lesiones cerebrales antes de enfocarse en su meta más ambiciosa, la de facilitar la comunicación sólo desde el pensamiento.

Pero Noam Chomsky, profesor emérito de lingüística en el MIT, piensa que aún cuando el uso de interfaces cerebrales para ayudar a los pacientes a recuperar las funciones motoras es una meta razonable, los objetivos a largo plazo de Neuralink son demasiado ambiciosos. “Nuestro conocimiento acerca de cómo pensamos es tan limitado que comunicarse sólo con nuestros pensamientos está lejos de ser posible”, comenta en entrevista para el blog especializado Inverse.

Según Chomsky, encontrar maneras de vincular las señales eléctricas del cerebro involucradas para levantar un brazo está dentro del dominio de la factibilidad, “pero cuando se trata de averiguar lo que estamos pensando, no hay manera de desarrollar esa tecnología porque no entendemos cómo proceder”.

El uso de electrodos externos o el movimiento de los ojos para controlar los robots se basa en las funciones motoras y se entiende mucho mejor que tareas muy específicas del Homo sapiens, como el pensamiento o el lenguaje, dice Chomsky. “La tecnología esencialmente no nos dice nada en esta área. Simplemente no está lo suficientemente avanzada “.

Los pensamientos son particularmente difíciles porque ni siquiera tenemos una buena definición de un pensamiento. Además, a este conflicto epistémico hay que agregar otra complejidad, el hecho de que cuando se trata de pensamientos, sólo podemos experimentar en cerebros humanos. “Esto es increíblemente difícil, porque no tenemos tecnología de imagen no invasiva que puede ver la actividad cerebral en cualquier lugar cerca de la escala de las neuronas individuales”, señala Chomsky.

Por su parte Elon Musk dice que algunos de los primeros pacientes que podrían ser ayudados por la tecnología de Neuralink serían los pacientes que habían perdido la capacidad de mover sus extremidades debido a lesión cerebral grave o a un accidente cerebrovascular. También incluyó pacientes que sufren de demencia u otros tipos de pérdida cognitiva a esa lista.

Se están desarrollando metodologías que vinculan impulsos eléctricos muy específicos para mover una mano y son de hecho bastante eficientes y prometedores. Pero “no se puede decir lo mismo por algo como la memoria y el pensamiento”, expresa el importante lingüista.

Chomsky concluye sus observaciones poniendo como ejemplo lo que la tecnología es capaz de lograr si se combina adecuadamente. Remite a Stephen Hawking, el gran físico teórico que ha perdido más del 90% de su movilidad por una enfermedad degenerativa; “él es capaz de comunicarse gracias a una gran cantidad de tecnología compleja, que está diseñada para su discapacidad particular y ha permitido que una mente brillante siga vinculada con el mundo exterior. Sin tecnología eso no sería posible, pero aún estamos muy lejos de interpretar pensamientos, de hecho no tenemos la menor idea”.

_____

_____

Previo

Los exóticos invadirán el Faro Aragón en pro de la lucha contra la homofobia

Siguiente

El Partido Verde se opone a #SinVotoNoHayDinero ya que tendría menos recursos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *