La astrofísica que venció al machismo racista


Escucha nuestro podcast



Yo he vivido toda mi vida en el espacio del medio, en el espacio liminal entre los sueños y la realidad, entre raza y género, pobreza y abundancia, ciencia y sociedad. Soy a la vez negra y mujer. Como el nacimiento de las estrellas del firmamento, esta combinación robusta de conocimiento da un ejemplo brillante de la fusión explosiva de identidades”.- Jedidah Isler

La Dra. Jedidah Isler fue la primera mujer afroamericana en obtener un doctorado en astrofísica por la Universidad de Yale (2014). Estudia blazares –agujeros negros supermasivos hiperactivos– en el centro de las galaxias, algunos de los cuales emiten potentes chorros de partículas en dirección a la Tierra. La astrofísica intenta además romper las barreras –pensando especialmente en mujeres afroamericanas– que frenan a muchas y muchos estudiantes a la hora de estudiar carreras científicas.

En esta conferencia de TED (en inglés, con subtítulos en castellano), Jedidah Isler cuenta su historia personal: cómo llegó a ser la primera mujer afroamericana doctorada en astrofísica en Yale. Habla también del valor de la diversidad para las ciencias en general y las ciencias duras en particular.


La charla es una sublime exposición de la potencia creadora de la indefinición, un espacio que Jedidah nombra como intersección o espacio liminal (lo de en medio) donde se encuentra lo mejor y lo peor de la vida; “la tremenda oportunidad de la autodefinición, la colisión de expectativa y experiencia, la euforia de los avances victoriosos y, a veces, el dolor explosivo de la regeneración”.

https://i0.wp.com/pi.tedcdn.com/r/pe.tedcdn.com/images/ted/4220a23cd0fff532f631c094b1267c02bf06ff86_2880x1620.jpg?w=1140&ssl=1

Y es que hace falta mucha ignorancia sobre la forma en la que se desarrolla la vida en las actuales sociedades humanas, como para creer que sólo con esfuerzo y dedicación se pueden lograr las metas; hay mucho más en juego en estos tiempos donde el clasismo, el sexismo y el racismo son estructuras clave para mantener el statu quo.

Muchos compañeros me condenaron al ostracismo, y uno de ellos se atrevió a invitarme a ‘hacer lo que vine a hacer’ mientras empujaba los platos sucios frente de mí para que los limpiara. Me gustaría decir que fue un hecho aislado, pero para muchas mujeres negras en ciencia, tecnología, ingeniería, matemática o ciencias básicas, esto es algo que han soportado durante mucho tiempo“, comenta Jedidah para demostrar que lo peor de lo humano también puede encontrar espacio en las más prestigiosas instituciones académicas.

Pero también ahí es donde surgen estas extraordinarias personas para demostrarnos que si valoramos lo esencial, abrazamos la fuerza de la comunidad y nos reconocemos junto a lo Otro en la diversidad, podemos lograr lo que sea. Cuando Jedidah explica los objetivos de la charla deja en claro que pretende “decirles a las niñas negras, latinas, indígenas, aborígenes, o cualquier otra mujer o niña que descansen en la bendita intersección de raza y género, que pueden ser lo que quieran ser. Aférrense a esos sueños y dejen que los lleven a un mundo que ni siquiera imaginan”. Sin más, y con esas hermosas palabras, les dejamos con el resto de esta breve e imperdible plática.

_____

_____

Con información de Mujeres con Ciencia y TED.

Selección y notas del Colectivo Alterius.


Vídeo Recomendado



Previo

Crean embriones con células de cerdo y humano

Siguiente

Un verdadero liberal jamás será nacionalista

Sin comentarios

Deja un comentario