Así estuvo la visita de Trump a la redacción de New York Times: “No creo incitar el odio”

Luego de anunciar (vía Twitter) que no iría a la reunión pactada con editores y reporteros del New York Times, Donald Trump se retractó y convino en dialogar con un grupo selecto dentro de la redacción.

A pesar de que hoy en día sobran tecnologías de consumo para transmitir este tipo de encuentros, el encuentro fue difundido en vivo por medio de tuits por parte de los presentes. Aquí una selección de lo más relevante:

Luego de haber insultado al diario en campaña, mentir acerca de sus ganancias [van a la alza, Trump afirmó lo contrario], y en general sentirse incómodo con la cobertura del Times, el presidente electo ha declarado que quiere comenzar de nuevo y darle la vuelta a su relación con el medio.

Acerca del nombramiento del racista Steve Bannon como su primer asesor, Trump expresó que los medios están siendo algo duros con su consultor y que si fuera un blanco supremacista “nunca hubiera pensado en contratarlo”. Steve Bannon fue el ejecutivo jefe de Breitbart, un medio racista y estandarte de la alt-right, que durante la gestión de Bannon publicó artículos que rayaban en lo falso además de editoriales que atacaron a minorías. Si es pato y camina como pato..

Trump afirma que podría ser cabeza de sus negocios y Estados Unidos al mismo tiempo. Por supuesto, no recordó su récord mediocre como empresario.

¿Vender sus negocios? Trump cree que no, porque se dedica a las bienes raíces. También se tocó el tema del supuesto acuerdo político que realizó para que no se afectaran sus campos de golf en Reino Unido:

Joya: “El presidente no puede tener conflictos de intereses”. Díganselo a EPN.

Trump, reculando acerca de su postura en los debates sobre perseguir legalmente a los Clinton:

¿Recuerdan que Trump dijo que el cambio climático era un invento de China? Baby steps..

Sobre sí su victoria, actitud y declaraciones provocaron una ola de violencia y acoso racista o de género:

Claro

Donald será Donald: Evitó la multitud de trabajadores del NYT que los esperaban en la entrada ¿Se temía un boo?

Trump y la primera enmienda: “Estarán contentos con eso”

Previo

El nuevo consumo  de marihuana en los Estados Unidos.

Siguiente

Vivan las mujeres: 70 artistas iberoamericanas en el metro de la CDMX

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *