El “país mariguanero”: El gran mito de Manuel Mondragón

El día de ayer se celebró el 55 Congreso Nacional de Psicoanálisis, en donde el Comisionado Nacional en Contra de las Adicciones, Manuel Mondragón, se volvió a pronunciar en contra de la legalización de las drogas por el riesgo que esto podría generar al convertirnos en un “país mariguanero”. Sin embargo, el pensar que la legalización conlleva inmediatamente  un aumentó en su consumo es una falacia, o por lo menos así lo demuestran las experiencias internacionales.

Con base en el Reporte Anual sobre las Drogas 2014, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas en contra de la Droga y el Delito,  los países que más mariguana consumen en el mundo son aquellos que la prohíben. Los dos países más consumidores de esta droga con Islandia y Zambia con un consumo del 18.3% y 17.7% respectivamente. En ambas naciones el consumo, producción y tránsito de mariguana es ilegal, como lo es en el caso de México. Por el contrario, países como Uruguay y Holanda en dónde el uso recreativo de mariguana ha sido legalizado, no integran la lista de los 10 países más consumidores de cannabis en el mundo.

Mariguana

Los principales consumidores de mariguana en el mundo mantienen ilegal la producción y venta de mariguana. Algunos inclusive prohíben la producción para consumo personal. Por lo tanto, la idea de que la prohibición de las drogas conlleva inmediatamente  una reducción en su consumo es una idea falsa pero que continua vigente en muchos gobiernos, incluido el nuestro.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Adicciones, el número de personas que consumen drogas en nuestro país entre 2008-2013 aumentó un 15% al pasar de 70.3% a 85.4% por cada mil jóvenes y adultos. Las personas dependientes a alguna droga ilícita es de medio millón, de los cuales 80% consumen mariguana. Este incremento en el uso de mariguana ha ido a la par de las inversiones millonarias por el Estado mexicano para combatir la producción, tránsito y consumo de las drogas. El resultado de la lucha contra las drogas lo único que ha dejado es un aumento de la violencia y del consumo. Por lo tanto, una estrategia fallida.

La legalización de algún producto o substancia no siempre está ligada con un aumento en su consumo. Si tomamos en cuenta el alcohol y el tabaco-el cual es legal en casi cualquier parte del mundo- existen sociedades que a través de campañas de concientización han logrado disminuir el uso de estas substancias (más dañinas que la mariguana). De acuerdo con datos de los Centros de Integración Juvenil, el uso de tabaco y alcohol en México disminuyó entre 2008 y 2013. Mientras que el uso de tabaco paso del 90.4% al 76.5%, el consumo de bebidas alcohólicas bajó del 90.8% al 73.8%. Esto conlleva una paradoja al ver que mientras el consumo de drogas legales disminuye, el consumo de drogas ilegales aumenta. Por consiguiente, podría darse la conclusión que la única manera de evitar que México sea un “país  mariguanero” es a través de la legalización de las drogas y no por medio de su prohibición.

Manuel Mondragón debe tener en cuenta estas cifras antes de dar cualquier declaración en contra de la legalización de las drogas. La mayoría de los países con altos consumos de droga son aquellos que prohíben su uso. Además, las drogas legales en México como el alcohol y el tabaco presentan un claro ejemplo de como la legalización no incita al consumo de drogas sino que inclusive puede causar una disminución en su uso.


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

Empezar el fin de semana con cartones 

Siguiente

FIFA podría posponer la elección de un nuevo presidente

Sin comentarios

Deja un comentario