Todos agachados y con la boca cerrada

La impunidad que gira entorno a la censura es un cáncer que actualmente vivimos, pero siempre ha estado con nosotros, sin embargo hoy el descaro y los alcances que puede llegar a tener son el claro ejemplo de que esta sociedad tan mugrosa, llena de cochambre y pus, se puede adaptar a cualquier cambio o mala imposición marcada por los altos mandos que nos gobiernan. De esta manera cualquier irregularidad o acción fuera de la ley, pronto la catalogamos como cotidiana o normal y así a los cuantos meses, deja de ser noticia o desaparecen de las listas de TT.

Con la muerte del periodista Rubén Espinosa, la chica activista y todos los involucrados que estuvieron presentes en el percance que nos sacudía hace poco, el gobernador Javier Duarte concluyó y cerro de tajo cualquier especulación diciendo a la prensa “Pórtense bien. Todos sabemos quien esta en malos pasos. Todos sabemos, quienes de alguna u otra manera tienen vínculos con los grupos delictivos. Por favor se los pido..Es por ustedes”

Con dichas declaraciones en un sentido ambiguo y dejando miles de dudas en el aire, ¿se pretende mal informar o mover lo reflectores hacia otra dirección.? Claro, murieron por andar de malillas y eso le pasa a la gente que no es buena. Esto es lo que necesita saber, pero entender muy bien toda la sociedad, así lo creyó prudente el gobernador Duarte, diciéndolo en un tono fríos hasta sarcástico.



De esta manera la idea siempre a sido callar, borrar, cegar, privar y oprimir, cualquier incomodidad o amenaza que exista o represente para la autoridad. Pues si nos remontamos a los documentos o edictos que existían en en el siglo XVI provenientes de la Nueva España y que eran revisados por los inquisidores en el puerto de Veracruz, de igual manera eran archivos que no se debían ver, leer o darse a conocer. Materiales e investigaciones que en su momento fueron prohibidos, ya que desde entonces se entendía el valor y poder de la prensa. Temas eclesiásticos, ideas heterodoxas contrarias a las corrientes preestablecidas y autores anónimos, eran algunas de las categorías donde se dividían estos documentos prohibidos. Al parecer como ahora, se mantenían en constante actualización pues con la llegada de un nuevo siglo, había cosas nuevas que callar o eliminar. Ejemplos; ( XVI contra ideas luteranas – XVII contra la ciencia y astrología – XVIII contra la ilustración

Aunque la censura no sea nueva en la historia, nos encontramos en un momento en que toma unas dimensiones muy importantes para lo que es el desarrollo de la cultura. En base a esto, el día hoy y hasta el 18 de septiembre se estarán exhibiendo 50 tomos/edictos/investigaciones varias, en la biblioteca nacional de ciudad universitaria para exponer y resaltar opiniones como datos de mucha relevancia en nuestra historia. Y darnos también una idea, de cómo desde tiempos remotos se nos ha impuesto a callar, a no decir o hacer, y quizas ahora nos burlamos de esas acciones viejas, pero es evidente que todo esto ha sufrido una gran evolución y seguirá así, por el momento es ilógico saber que nos depara para el día de mañana, no sabemos que será lo que nos nos limitarán o que tanto recordaremos este texto, si es que aun esta publicado.

Previo

Así anunciaba el gobierno mexicano los nuevos pesos en 1992

Siguiente

El funcionario homófobo de Guanajuato está a punto de decirle adiós a su trabajo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *