Y ahora, alzas y bajas económicas

Como si el país estuviera  en jauja y los mexicanos  de buen humor, el actual gobernante paseador e invitador  decreta que suban los precios de la gasolina (la magna está en 13. 40 pesos por litro, mientras en Estados Unidos se compra a 11.03 pesos, la cifra más pequeña  en once años) y la electricidad, artículos  que supuestamente iban a permanecer estancados e incluso decrecerían en su precio (lo expresó EPN  el 4 de enero de 2015). Lo que traerá, lógicamente, que aumenten los productos, incluidos los de la canasta básica: pan y tortillas.

Pero no es todo. Asimismo, subieron   las tasas de interés medio punto (hoy en 4.25, el tercer  “ajuste” en siete meses), con el objeto que todo vaya para arriba. Además, el dólar baila de lo lindo y en ocasiones desciende pero luego da saltos mayores, algo que sabemos porque  los analistas internacionales previeron que llegará este año a 20 pesos, lo que hará que muchos de los productos importados- una buena cantidad- se eleven.

Pero en otros terrenos, las cosas van en picada. De marzo para abril, el consumo privado bajó  2.2 por ciento (Aristegui Noticias, 5 de julio). En maquinaria y construcciones tuvimos la peor caída  en 25 meses (La Jornada, 5 de julio). Y la inversión bruta en abril, se achicó  en 1.6 por ciento.

O sea, que nos acercamos a la tormenta económica perfecta: aumentos al por mayor, inversión y crecimiento en picada y problemas sociales por todas partes, ya que actualmente padecemos cuatro mil 300 robos y asaltos diarios.

Que los economistas actuales no tienen más que una receta, cuidar la inflación sin importarles los efectos generales, lo escribe  el subdirector de La Crónica, Francisco Báez (5 de julio). Este  apunta: estamos ante la falta de ideas para superar asuntos como la salida del Brexit y otras cuestiones que aquejan a la economía mundial.

Conste que no hemos mencionado lo de Ayotzinapa, donde los padres por fin consiguieron ver a la dama  de la sonrisa eterna,  Claudia Ruiz Massieu, a la cual varios columnistas  mencionan  en la carrera del 2018, ya que otros como Aurelio Nuño están más quemados que un judas en sábado de gloria.

Y hablando de maestros, se supo que los próximos aumentos salariales de los formadores de niños  serán directos al salario y no incluirán   las prestaciones. Ello por un convenio SEP- SNTE (el doblegado sindicato que dirige Juan Díaz de la Torre). Esta medida  acaba con un acuerdo que se estableció hace 23 años (1993). Ahora entendemos porque los profes de Nuevo León y otros diez estados se unieron a las protestas contra la mal llamada reforma educativa.

Dicha modificación repercutirá en las percepciones  de 512 mil docentes. Y según las autoridades, era grave para los presupuestos ya que erogaban 53 mil millones de pesos anuales. Tenemos información que una cantidad similar es la que no aparece en las cuentas del estado de Veracruz por las artes mágicas de Javier Duarte. Ahora nos queda muy claro   a quien sacrifican los burócratas.

_____

_____

Ante ese panorama, afortunadamente no ha surtido efecto la amenaza de Miguel Ángel Osorio Chong, respecto a que se acaba el tiempo para levantar  los bloques, anunciada   el primero de julio. Hasta ahora, no parece que nuevamente la irresponsable Gendarmería y la Policía Federal, del hoy  mudo Enrique Galindo, vayan a actuar. Pero nunca se  sabe.

Y si bien el secretario de Desarrollo Social, Juan Antonio Meade, aparentemente se colgó una medallita ya que, según sus cálculos, hay productos de primera necesidad para varios días en Oaxaca, gracias a un puente aéreo organizado con la secretaría de la Defensa, en realidad muchos testimonios, incluso gráficos, mostraron que había bodegas llenas de artículos básicos. Aunque como anota bien Carlos Fernández Vega  (La Jornada, 5 de julio),  lo que se necesita es que los indígenas oaxaqueños tengan  el dinero para comprar lo urgente.

Quizás algunos lo puedan hacer, ya que en estos meses del año  las remesas de mexicanos  en  Estados Unidos fueron de 10, 867  millones de dólares. Eso debido a que   el populista de Obama pudo reactivar la economía del vecino del norte.

Pasando el Río Bravo, por cierto, todavía no aumentan las tasas bancarias, ya que necesitan que el auge sea mayor para que no se frenen los avances que han tenido.

Acá, fieles discípulos del FMI, nos apretamos el cinturón más en lugar de reactivar el mercado interno. Ello sin  importar que muchas células (miles de personas) del paciente México fenezcan, ya que debemos cumplir con ser pagadores puntuales de los créditos, no alentar la inflación,  esperar que el catarrito no nos mate y para que Carstens siga engordando.

[email protected]

@jamelendez44


Vídeo Recomendado



Previo

Registran el árbol tropical más grande del mundo con una altura de 89.5 metros

Siguiente

MC promueve acción de inconstitucionalidad sobre 3 de 3

Sin comentarios

Deja un comentario