Señalan responsabilidad del Estado en el asesinato del activista Miguel Vázquez Martínez

Los restos del activista y defensor Miguel Vázquez, fundador de la Alianza de Comunidades y Organizaciones en Defensa del Río Bobos-Nautla, fueron encontrados en una fosa clandestina de Veracruz luego de 100 días de haber sido secuestrado.

“Es lamentable y muy doloroso para nosotros, que acompañamos estas luchas, ir a recoger a nuestros compañeros”, dijo Óscar Espino, activista de los derechos humanos. “No puede ser que sigan desapareciendo a nuestros compañeros, que los maten, los secuestren y tengamos que recoger sus cuerpos”, agregó.

Vázquez era empresario citrícola y fundador y tesorero de la Alianza de Comunidades y Organizaciones, la cual luchaba contra la imposición de presas y represas que contaminan y afectan los cauces de los ríos. El 20 de noviembre de 2020, sujetos que fingieron ser compradores de naranjas secuestraron a Vázquez obligándolo a salir de su domicilio. Los agresores primero pidieron un rescate por cifras millonarias y desaparecieron antes de que se concretara.

A pesar de que la Alianza junto con otros ochos colectivos de Veracruz exigieron acciones de las autoridades para encontrar a Vázquez, no obtuvieron respuesta y acusaron a la Fiscalía General del Estado de proceder en forma deficiente y errática ante la privación de la libertad del fundador y tesorero del organismo.

Mensaje enérgico de la Alianza en contra de las autoridades

A través de un desplegado, la Alianza de comunidades y otros ocho colectivos, sostuvieron que “las autoridades del Estado de Veracruz fueron omisas y negligentes en investigar y en dar con el paradero de nuestro compañero”.El mensaje fue dirigido a la Fiscalía General del Estado, a cargo de Verónica Hernández Giadáns, el “retraso injustificado” en la atención del secuestro de Miguel Vázquez Martínez.

Señalaron que desde el día uno del secuestro del activista, la Fiscalía General del Estado y el Ejecutivo estatal a través de la dirección de Política Regional fueron enterados del secuestro del Miguel Vázquez, pero hubo retraso injustificado en su actuación “para devolverle con vida”.

En el portal de LAVIDA se puede hacer una revisión de las luchas territoriales que defendía Miguel Vázquez Martínez

Este fin de semana y luego de 100 días de búsqueda, las autoridades entregaron los restos de Vázquez Martínez a sus familiares, quienes junto con activistas, despidieron al empresario citricultor y defensor de la cuenca del Río Bobos-Nautla.

_____

_____

La ubicación del cuerpo de Vázquez Martínez fue posible por la detención de tres personas relacionadas con su secuestro, cuyos testimonios llevaron a personal de la Unidad Especializada Contra el Secuestro (UECS) a una casa de seguridad, en la localidad La Otra Banda, de Tlapacoyan, donde fueron localizados los restos.

En su pronunciamiento, las organizaciones señalaron que “la Región de las cuencas de los ríos Bobos Nautla vive un clima de violencia extrema que lacera no únicamente a la familia de Miguel Vázquez y a la alianza de comunidades ambientalistas, sino a decenas de familias y comunidades que ante “la ausencia o complicidad de las autoridades del Estado”.

Denunciaron que a partir del secuestro de Miguel Vázquez “hemos registrado eventos donde los ciudadanos han visto perder su patrimonio o sufrido la pérdida de integrantes de sus familias”. Explicaron que los ciudadanos viven en silencio los asaltos, extorsiones, levantones, cobros de cuotas de piso, el reclutamiento de jóvenes, desapariciones y secuestros.

Los activistas reclamaron que “no puede haber transformación posible ni construcción de paz en el Estado cuando los cimientos son la sangre de nuestros familiares. Exigimos al gobierno del Estado de Veracruz que cumpla su compromiso de priorizar la atención a las familias de desaparecidos y vigile el cumplimiento de la responsabilidad de las autoridades encargadas de la investigación y búsqueda de personas desaparecidas”, dijeron.

La lucha territorial de la Alianza

Quizás lo único que se puede hacer en momentos como estos, es visibilizar la lucha de los activistas caídos. Si se pretende silenciarles, es una responsabilidad de quienes nos sentimos identificados con su labor de defensa y respecto por la Madre Tierra, elevar la voz y dar a conocer los proyectos en los que se articulan como un solo poder empresas, gobiernos y crimen organizado para continuar las políticas del despojo.

En el portal de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA), se puede dar seguimiento a una serie de megaproyectos que se pretenden imponer en el estado de Veracruz. Como bien señalan “La búsqueda de ganancias a toda costa está lastimando las bases que sostienen la vida. Son impulsos suicidas-ecocidas, que se expresan en diversos megaproyectos extractivos. Para defender lo más vital se forman movimientos y redes. Ha habido derrotas pero también algunos logros: varias amenazas están, si no canceladas, por lo menos detenidas”.

En el sitio web se puede ver el estado de resistencia en proyectos de Minería, Hidrocarburos y Fracking, Hidroeléctricas, Lucha Antinuclear, Ciudad y Ambiente, Contaminación y Salud, Transgénicos, Granjas Industriales y Cambio Climático.

 

Con información de La Jornada y Desinformémonos | Edición y comentarios del Colectivo Alterius


Vídeo Recomendado




Previo

Lo público, la pandemia y la Universidad de Guadalajara 

Siguiente

Trump mintió 30 mil 573 veces durante su gobierno: Washington Post

Sin comentarios

Deja un comentario