Más de un millón exigen proteger la Amazonía de las políticas ecocidas de Bolsonaro


Escucha nuestro podcast



 Por Diego Casaes
Como brasileño orgulloso de mi país, estoy que ardo de vergüenza. Hay grupos de maleantes que están incendiando ilegalmente franjas de la selva amazónica, a menudo con la bendición del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro. Muchos indígenas que se han interpuesto en la expansión de la frontera agrícola han sido asesinados. Debemos detener esta locura. Y podemos.

El presidente Bolsonaro está desesperado por cerrar un multimillonario acuerdo comercial con la Unión Europea pero, con la selva ardiendo, los líderes europeos están considerando incluir cambios de última hora en el acuerdo para disponer cláusulas que ayuden a proteger la Amazonía.

Esto obligaría a Brasil a mejorar su conducta ambiental como condición para comerciar con algunas de las economías más grandes del mundo. No dejemos que se queme la Amazonía — suma tu nombre para hacer que Europa actúe y, cuando este llamamiento despegue, lanzaremos encuestas de opinión y entregaremos nuestras voces a los responsables de la toma de decisiones y frente a los medios de comunicación.


Grandes inversionistas y fondos de pensiones ya amenazan con retirar miles de millones de dólares de Brasil, a menos que haya medidas reales para combatir la destrucción de la Amazonía. Incluso banqueros, empresas líderes y ex-ministros de Economía brasileños se están uniendo a los llamamientos para defender la selva.

https://i0.wp.com/www.publico.es/uploads/2019/08/27/5d64f7c5d5cdc.jpg?resize=942%2C629&ssl=1

Pero los ojos de Bolsonaro están fijados en ratificar el acuerdo comercial del Mercosur. Muchos brasileños y brasileñas como yo creen que Europa debería mandarle un mensaje directo al presidente: sin protección a la Amazonía, no hay acuerdo. Si Europa se mantiene firme, ¡cambiarían las reglas del juego!

Estudios recientes confirman que la UE es parte del problema ya que grandes cantidades de soja y carne vacuna, importadas de Brasil, podrían provenir de terrenos deforestados ilegalmente. Pero ahora, la UE puede y debe ser parte de la solución.

Alemania, Francia, Holanda y Bélgica ya han expresado su preocupación por la destrucción de la Amazonía brasileña. Por esta razón se ha lanzado esta campaña, para que millones de personas en el mundo generen la presión necesaria y la UE sea firme con las políticas de protección que Bolsonaro no quiere cumplir.

Estoy muy orgulloso de nuestra comunidad global y de cómo hemos estado ahí, una y otra vez, uniendo esfuerzos con miembros de Avaaz de Brasil para defender la selva en nuestro país y, más recientemente, para proporcionar alimento y material sanitario vital a comunidades indígenas en sus territorios. ¡No nos demos por vencidos! La Amazonía y sus pueblos nos necesitan más que nunca.

Firma la petición… ¡No dejemos que se queme la Amazonía!


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

El gobierno federal ahora realiza análisis de medios (y usa horas del presidente para exponerlo)

Siguiente

Estás en la historia más nueva

Sin comentarios

Deja un comentario