Las firmas por Marichuy, un proceso organizativo ético sin precedentes en el terreno electoral

El plazo para las firmas terminó a las 11:59:59 del día 19 de febrero, pero el proceso organizativo tiene toda la vida por delante. Marichuy y el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) recorrieron el México profundo de norte a sur; y por su lado, miles de auxiliares emprendieron un proceso organizativo que consistió no sólo en pedir una firma para que  la vocera y senadora nahua apareciera en la boleta electoral del 2018, sino en hablar con la gente de abajo, reunir dolores y demandas y, de entrada, organizarse en colectivo para emprender la tarea. Juntos, todos, lograron el proceso más limpio y ético de todos los contendientes. Más de 260 mil voluntades, una a una, estampó su esperanza en la conformación de otra cosa, una muy diferente a la que ofrecen los partidos políticos.

¿Quiénes fueron los que recogieron una a una las firmas por Marichuy? ¿Por qué lo hicieron? ¿Para qué? ¿De dónde vienen y cuál es su ánimo? ¿A qué se enfrentaron? ¿Qué sigue? Son algunas de las preguntas de los y las integrantes de la mesa que se instaló frente a la Cineteca Nacional de la Ciudad de México, una de las tantas que fueron instaladas con compromiso, energía, voluntad organizativa y no poca alegría.

Aquí su testimonio:



1-. Rompimos nuestro propio miedo y temor a muchas cosas, al rechazo, a ser agredidos, a ser señalados: Alma Eréndira Sandoval

La mesa de la Cineteca Nacional surgió de la inquietud de hacer trabajo político en la colonia Xoco (donde vivo), respondiendo a la necesidad de actuar de manera efectiva a la convocatoria del CIG con su vocera Marichuy para el proceso de recabación de firmas que entendimos desde un principio como pretexto para salir, así que, siendo congruente con esta convocatoria, tocaba salir a organizarnos desde nuestros lugares. No fue fácil enfrentarse a que nuestros vecinos nos vieran abiertamente haciendo trabajo político. Durante el periodo que se mantuvo la mesa de información del Concejo Indigena de Gobierno y la recabación de firmas para su vocera Marichuy, muchos vecinos acudieron a dar su firma de manera solidaria, otros pocos nos evadían y la relación se fracturó.

Sigue leyendo

28340145_2065871520096213_1644287486_o

2-. Tres bocetos sobre la mesa de firmas hechos sin escuadra

Para el momento en que el primer policía salió a decirnos que quitáramos un letrero que habíamos pegado con diurex en las rejas de la Cineteca, ya había llegado Argelia, entonces éramos tres. Es bien sabido que es inútil discutir con un policía; también, sepa amable lector, que el policía no es mi espécimen favorito del género humano, por lo que no espere que me refiera a él con respeto, años le ha costado ganarse ese lugar en mi corazón.

_____

_____

Sigue leyendo

3-. Desde que conocimos la propuesta del CNI dimensionábamos un reto difícil: Argelia Guerrero Rentería 

A la mesa se fueron sumando poco a poco compañeras y compañeros, quienes encontraron ahí un espacio constante y amable para trabajar en colectivo. Esta suma de esfuerzos permitió darle periodicidad a la mesa, pues siempre estuvo garantizada la presencia de alguno de nosotros cuando otros estábamos trabajando o cubriendo otras actividades también relacionadas con el apoyo al CIG ( mesas de control, relatorías, asambleas, etc).

4-. ¿Por qué yo no iba a poder ser una mínima fracción de lo valiente que son el CNI y Marichuy?: Rogelio, auxiliar para recabar apoyos al CIG

El primer paso para ser auxiliar era decidir dónde ibas a recabar firmas. Hay quienes decidieron hacerlo con los amigos y la familia. Excelente. Pero yo tenía una oportunidad extra, vivo muy cerca de la Cineteca Nacional, un lugar idóneo para esto. Había que hacer algo con esa oportunidad.28408049_2065871513429547_2026833927_oPero esto es algo que yo nunca había hecho: exponerme en público. Soy una persona seria y tímida, me cuesta mucho trabajo hablar con gente desconocida. ¿Cómo romper ese miedo?

Sigue leyendo

5-. Esta no era una mesita de firmas, era un bastión contra el capitalismo

Levantamos nuestra mesa en los últimos minutos del 19 de febrero, canzad@s, con frío, hambre, sueño, pero con la alegría que da la misión cumplida. Al día siguiente nos despertaremos con fuerza para seguir adelante en la lucha contra la Hidra Capitalista y a favor de la vida.

Sigue leyendo

6-. Argumentamos ejemplos de que podemos crear otros mundos posibles y citábamos a Cherán, a Ostula y a los caracoles zapatistas: Paulina Domínguez

Mayoritariamente encontramos muchos rostros con esperanza cuando se enteraban en qué consistía este llamado, vimos otros hartos de las mentiras y promesas de los políticos partidistas, vimos frustración y enojo, y finalmente, vimos manipulación, cerrazón y racismo en otros más que nos repetían frases hechas para descalificar nuestra tarea, por fortuna, fueron los menos que se acercaron a la mesa.

Sigue leyendo

7-. El propósito de dar a conocer la propuesta del Congreso Nacional Indígena en la Cineteca Nacional se cumplió: Blanca Ibarra

Los cinéfilos que entraban y salían de la Cineteca, así como los transeúntes que prestaron oído a nuestro llamado a “firmar por Marichuy”, en muchos casos, cedieron sin remilgos su firma y nos facilitaron su credencial de elector, lo cual no es fácil en otras zonas.

Con información de Desinformémonos.

Previo

El legado de Caravaggio al alcance de tus ojos, en el MUNAL

Siguiente

A propósito del tema Karla Souza: La diferencia en la cobertura del #MeToo en EEUU y México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *