El tiburón más raro del mundo… no caza y duerme todo el día

La vida tiene una infinita capacidad para sorprendernos, en parte porque los humanos estamos acostumbrados a crear estereotipos sobre cualquier cosa. Por ejemplo, solemos pensar que todos nuestros políticos son holgazanes y corruptos y que todos los tiburones son veloces y poderosos depredadores… pero hoy veremos que por lo menos una de esas suposiciones es incorrecta.

El tiburón nodriza (Ginglymostoma cirratum) no cumple con los estereotipos que tenemos de los tiburones. No tiene grandes dientes, no nada constantemente en busca de presas, no come mucho para reponerse y no se le ve desde la superficie. Todo lo contrario, este escualo ‘vaga’ por los fondos marinos de aguas cálidas tropicales o sub-tropicales donde encuentra su alimento de entre las rocas; langostas, caracolas, peces descansando, moluscos y crustáceos.

Pero sólo hasta ahora se conocen bien los procesos que le permiten ésta relajada vida. Para comprobar cuanta energía gastan para sobrevivir, científicos del Mote Marine Laboratory en EE UU y de la Universidad Murdoch en Australia han medido por primera vez sus índices metabólicos –el uso de la energía a lo largo del tiempo–. Los resultados, publicados en Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, revelan que estos tiburones tienen las tasas metabólicas más bajas observadas hasta la fecha en un tiburón.

“Son capaces de permanecer en el fondo marino y consumir menos energía que cualquier otra especie de tiburón estudiada hasta ahora”, declara Nick Whitney, primer autor del trabajo y biólogo del Programa de Ecología del Comportamiento y Fisiología del laboratorio estadounidense. ¿Pero cómo lo logran? Los tiburones nodriza pueden respirar sin necesidad de nadar al bombear el agua a través de sus branquias mientras descansan en el fondo marino, una habilidad relativamente infrecuente en tiburones. Es esta destreza que les permite ‘holgazanear’ en lugar de estar constantemente nadando.



Entre septiembre de 2014 y mayo de 2015, los científicos estudiaron a un grupo de ocho tiburones nodriza y midieron su gasto energético en laboratorio. Para ello, los introdujeron en un tanque especial con aguas a 23 y 30 ºC de temperatura, y que “contó con una cubierta de plástico sellada que evitó que el oxígeno entre el aire y el agua se intercambie”, detalla Whitney. Esto les permitió medir la cantidad de oxígeno en el agua mientras descansaban o nadaban distancias concretas, y así “comprobar la rapidez con la que lo usa”, añade el investigador, quien asegura que cuanto más oxígeno consume el animal, más energía está gastando.

“La principal ventaja de esta estrategia es que el escualo es tan buen ahorrador de energía que no necesita cazar tan a menudo ni comer tanto como hacen otras especies de tiburones”, concreta a Sinc Whitney, quien confirma que estos animales centran más su energía en el crecimiento y la reproducción. De hecho, esta estrategia de baja energía es parte de su éxito. “Comparado a otros tiburones, el nodriza crece considerablemente rápido cuando son jóvenes y al final tienen un relativo gran número de crías. Esto demuestra la eficiencia de la especie”.

Prueba de ello es que la tasa metabólica media de estos tiburones mientras nadaban resulta ser solo el 18% de la tasa del tiburón mako al realizar movimientos de alto rendimiento. Además, el tiburón nodriza también supera a otros peces de lento avance como el galludo o mielga (Squalus acanthias): sus índices metabólicos suponen la mitad de los de esta otra especie de tiburón en movimiento. Según el estudio, estos sedentarios tiburones muy comunes en aguas de Florida y del Caribe consumen mucha más energía para nadar que para descansar, contrariamente a la mayoría de los otros tiburones. Sin embargo, consumen mucha menos energía de manera general que el resto de especies de escualos.

“Los tiburones nodriza no se mueven mucho, pero cuando lo hacen, esto les supone mucho esfuerzo”, recalca Whitney. “Con este metabolismo bajo, seguramente no necesitan consumir muchas calorías para mantenerse. Por eso, su impacto en el ecosistema podría ser menor que el esperado por parte de otros grandes predadores, como el tiburón mako por ejemplo”, concluye el investigador, para quien es imprescindible entender el metabolismo de los tiburones para lograr conservar los ecosistemas marinos.

Como podemos ver, el secreto de todo es la reducción de la energía… algo que también puede darnos luz sobre las estrategias de supervivencia del otro grupo de organismos que abordamos al principio de la nota.

_____

_____

Con información de Agencia SINC

 

Previo

Niños de saltillo logran pase al mundial de robótica

Siguiente

La revista Nature otorga reconocimiento a la creadora de Sci-Hub

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *