Donovan Carrillo, el patinador olímpico que va a hacer historia en los Juegos Olímpicos de Invierno

Por Luis Arias

“Al principio la gente se reía de mí. Pero he conseguido muchas cosas para mí, para mi deporte y para mi país. En algún momento la gente va a ver que estaba equivocada”. Son palabras del patinador sobre hielo, Donovan Carrillo, que va a representar a México en los próximos Juegos de Invierno celebrados en Beijing. 

Para conocer un poco de su historia tenemos que empezar sabiendo que sus padres fueron los que le inculcaron el amor al deporte, es por eso que desde los 3 años empezó a practicar en la gimnasia y clavados para después probar el fútbol junto al taekwondo.

Todo cambió cuando una película inspiró a Dafne, su hermana mayor, a dedicarse al patinaje artístico, claro, Donovan con 8 años de edad le siguió el juego, aunque después saldría beneficiado de eso porque conoció a una chica llamada Elizabeth, así que para impresionarla empezó a patinar también, después ella lo dejó pero lo ayudó a encontrar su verdadera pasión. 

Al final toda su personalidad encajó perfectamente en este deporte, su estatura, sus saltos, sus giros, su agilidad, su complexión, además de su control en el cuerpo y la fuerza gracias a la gimnasia, también gracias a sus gustos musicales puede bailar cualquier género, desde Luis Miguel hasta pop-rock, por ejemplo, en el 2016 concursó en el ISU Junior Grand Prix en Japón, patinó al son de la canción de “Hasta que te conocí” de Juan Gabriel. “Me faltaba la pasión, el arte”, dice. “Con el patinaje, podía utilizar todo mi paquete: mi fuerza, mi flexibilidad, mi mente, mis emociones”. Fueron sus palabras. 

Sabemos que en México no es tan apoyado ese deporte, es por eso que no hay tantas pistas de patinaje en todo el país, por consiguiente, Donovan a tenido que renunciar a su casa en Guadalajara y desde que tenía 13 años se fue a vivir a León con su entrenador Gregorio Núñez, 9 años después continúa su sueño, aunque desgraciadamente en la actualidad práctica en la pista de un centro comercial llamado Ice Sport Center compartiendo espacio con familias que van a pasar un rato en el hielo, “No importa si tengo una pista muy bonita o tengo ésta. Porque al final, si me centro en lo que no tengo, no podría crecer como patinador”, comenta el mexicano.

Otro de sus obstáculos fue el dinero, por ejemplo, sus primeros patines los compró en un mercado, los segundos se los tuvo que pedir prestados a su hermana con lo que su mamá los pintaba de negro para que parecieran patines de niño, pero hace tres años Donovan lanzó una campaña de crowdfunding, lo que hizo que el gobierno mexicano dio un paso adelante junto a la CONADE para convertirlo en el primer atleta de deportes de invierno en resivir apoyos para su entrenamiento, ceso conllevó a que consiguieran un acuerdo con Edea, fabricante italiano de patines.

El COVID perjudicó y benefició al mexicano, después de que todas las pistas cerrarán, su entrenador encargó un arnés de salto a EU, lo que le permitió practicar saltos y giros en tierra firme, al final, cuatro meses después de volver a pisar el hielo era mejor patinador de lo que era antes.

_____

_____

Luego consiguió su mejor puntuación para clasificarse en el lugar 20 a Beijing; en el grupo masculino participarán 30 hombres, los primeros 24 clasificarán al programa libre de 4 minutos y 30 segundos, pasar ese rubro lo convertiría en el deportista olímpico de invierno más exitoso de todo México; cabe recalcar que ningún azteca ha subido al podio en los JO de Invierno, aún así es el primero en aterrizar un triple axel, uno de los saltos más difíciles en el patinaje artísticos. Así que gané o pierda, nuestra admiración es de él. 

 


Vídeo Recomendado



Previo

1994 PC1: El enorme asteroide que pasará cerca de la Tierra

Siguiente

Estado de México: 63 de cada 100 desaparecidas son niñas o adolescentes

Sin comentarios

Deja un comentario