A pesar de Covid-19 siguen las brigadas autónomas de búsqueda de personas desaparecidas

Una retroexcavadora remueve del desagüe la basura que las familias y autoridades revisan a fondo con herramientas en busca de cualquier indicio, en una diligencia organizada por familiares de personas desaparecidas del Colectivo Uniendo Esperanzas Estado de México, realizada en el Gran Canal ubicado en Ecatepec, el municipio con uno de los mayores índices de delincuencia en México.

Entre torbellinos de polvo y escombros de basura, integrantes del Colectivo Uniendo Esperanzas buscan rastros de sus familiares en una diligencia que durará cuatro meses. Verónica Rosas Valenzuela, quien  busca a su hijo Diego Maximiliano Rosas Valenzuela, secuestrado y desaparecido el 4 de septiembre de 2015, explica que como colectivo impulsaron la búsqueda, y solicitaron a la Comisión Nacional de Búsqueda que realizara una diligencia en el Gran Canal, pues, gracias a testimonios, tienen información de que Diego podría estar ahí.

Fuente: Desinformémonos

En estos años de búsqueda, recuerda Verónica, les han dado información falsa sobre el paradero de su hijo Diego. Señala que les han “mandado a buscar” a otros lugares y que hay personas detenidas y sentenciadas por la desaparición de su hijo, pero las autoridades no han logrado esclarecer su paradero. La buscadora ha luchado porque se implemente la ley pues, explica en entrevista, la desaparición es un delito “continuo y permanente”, y mientras no se sepa de la persona, continúa.


“¿Por qué las familias tienen que buscar a sus hijos en la basura?”, se pregunta Benita, integrante del Colectivo Uniendo Esperanzas en el Estado de México. Tiene esperanza de encontrar a su hijo en vida, aunque, de encontrar sus restos, no sabe cómo va a cambiar su dolor. Su preocupación ahora es no saber dónde y cómo está, “es una angustia muy grande”, dice que tiene emociones encontradas, de alivio al no encontrar a su hijo “en esas condiciones”, pero al mismo tiempo, le frustra el paso del tiempo sin saber. “No me cabe en la cabeza que tenga que buscar en esta situación”, dice.

Benita Ornelas Rivera vive en Ecatepec y busca a su hijo Fernando Iván Ornelas Ornelas, desaparecido el 21 de junio del 2019, y aunque quiere encontrar a su hijo, explica, no le gustaría que fuera en este contexto. Recuerda que hace un año y medio realizaron una búsqueda en el Gran Canal y localizaron los restos de una mujer, le dio tristeza pero también alegría de que una familia podría descansar.

Fuente: Desinformémonos

Para Ornelas, poder buscar junto a sus compañeras del colectivo significa mucho, pues tuvo que buscar en solitario durante un tiempo, pero conoció a otras personas en la misma situación y fueron sumando “fuerzas, voces y voluntades”, pues, dice, a una persona sola “las autoridades no le hacen caso”.

“¿Por qué las familias tienen que buscar a sus hijos en la basura?”.- Benita Ornelas

La buscadora señala que después de mucho trabajo, pudieron dar con la persona que vio por última vez a su hijo, pero éste no les dio ninguna información sobre su paradero. Explica que el imputado pasó menos de un mes en el penal y después le dieron la posibilidad de llevar su proceso afuera. “Tenemos pruebas y grabaciones de que él sabe dónde está mi hijo, ¿qué más querrán las autoridades para responsabilizarlo?” se pregunta.

_____

_____

Durante la mañana se turnan para escarbar en la basura, mientras descansan un rato bajo la sombra, integrantes del colectivo colorean dibujos de mandalas que trajo una compañera, aprovechan para hablar de cómo se sienten y qué significa buscar en esas condiciones, la mayoría coincide en que están limpiando y llevando luz a ese lugar. A esta diligencia se han sumado integrantes de la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, quienes se organizan para acompañar durante todo el proceso.

Fuente: Desinformémonos

Benita hace una invitación a que más personas se sumen a las búsquedas, pues “no se necesita tener a un familiar desaparecido para solidarizarse” dice. “Aquí en Ecatepec siguen aumentando las desapariciones de niños, niñas, jóvenes, mujeres”.

Para Verónica la búsqueda que realizan actualmente en el Gran Canal es abierta y le gustaría que más personas se sumaran, señala que no es solo para las familias del colectivo, sino para quienes buscan a un ser querido. Además, considera que estas búsquedas deberían realizarse cada cierto tiempo, pues “las autoridades saben que aquí desaparecen a la gente”.

“Nuestra búsqueda dio frutos”

No solo es el Estado de México, el problema de la desaparición y la ineficacia de los gobiernos para resolverlo se extiende por todo el país. Por eso, cada día se suman más familiares y colectivos para conformar las llamadas Brigadas Estatales de Búsqueda, que han resultado más eficientes que las autoridades que supuestamente son competentes para encontrar personas desaparecidas.

En el primer día de búsqueda de la Tercera Brigada Estatal en Baja California, integrada por colectivos de familiares de personas desaparecidas de distintos estados del país, los y las buscadoras localizaron “positivos” en su rastreo. Angélica Ramírez, integrante del colectivo “Una nación buscando T”, asegura que en total lograron encontrar 10 cuerpos en distintos lugares del estado y que a pesar de la pandemia por Covid-19 «no han dejado de buscar».

La Tercera Brigada Estatal de Búsqueda en Baja California se realizó del 3 al 13 de abril y pasó por Ensenada, Mexicali, Tecate, Rosarito y Tijuana con el propósito de encontrar y regresar a casa a las personas ausentes. En entrevista con Desinformémonos, Ramírez señala que al encontrar a una persona “la esperanza sigue”, además, dice, tuvieron éxito en las búsquedas en vida y en campo.

Por primera vez, la Brigada estatal realizó búsquedas en vida y localizó a tres personas en situación de calle en Mexicali, quienes fueron reportadas como desaparecidas, también encontró restos y osamentas, la mayoría en Tijuana, explica la buscadora. Integrantes de la brigada observaron fotografías de personas no identificadas en el Servicio Médico Forense (Semefo) local e identificaron a dos personas, asegura la activista.

Fotos: José Navarrete

A la brigada se sumaron colectivos de los estados de Morelos, Puebla, Tamaulipas, Los Cabos, Guerrero, Michoacán, Zacatecas, Sonora, Sinaloa y Jalisco. Ramírez explica que, “aunque las búsquedas tuvieron frutos positivos, también hubo estrés”, pues las autoridades “no respetan los protocolos de búsqueda y tienen malas prácticas”.

Angélica explica que el próximo año convocarán a una brigada internacional y hace una invitación a las familias de migrantes desaparecidos a organizarse y buscarles en la frontera. La activista pide apoyo de la ciudadanía, “que se sumen y se acerquen a las familias de personas desaparecidas, no nos dejen solas, estamos en un duelo permanente y necesitamos apoyo”.

Según cifras oficiales, más de 87 mil personas han sido desaparecidas en México. Como hemos dicho, la continuidad de la violencia hace que cada vez existan más colectivos de familiares de personas desaparecidas que se organizan para buscarles con o sin ayuda de las autoridades. De hecho, su labor demuestra que la crisis no se interrumpe por la falta de voluntad de los gobiernos en sus tres niveles; ya sea por su torpeza para resolver conflictos sociales, su falta de interés en el bien común o, en el peor de los casos, por sus vínculos directos con el crimen organizado.

Con información de Erika Lozano y Desinformémonos


Vídeo Recomendado



Previo

Podcast:¿En qué va México con la #RegulaciónDeCannabis?

Siguiente

Ella es Patricia Urriza, la mujer que quiere ganarle la alcaldía a los caciques de Coyoacán 

Sin comentarios

Deja un comentario