Solidaridad con la familia de Samir: El defensor de la Madre Tierra

«Mi nombre es Samir Flores Soberanes, esta es la comunidad de Amilcingo, municipio de Temoac, Morelos. Soy campesino orgullosamente. ¿Qué es lo que me gusta de mi pueblo? De mi pueblo me gusta todo, sus barrancas, el ejido, el campo donde cultivamos, la gente con la que me topo a diario, mis vecinos, la comida de la región, me gusta todo»

En días recientes, el diario Desinformémonos presentó el libro Samir sin reversa y el video Samir; materiales que reúnen los testimonios de familiares, anécdotas de amigos e historias de compañeros sobre el defensor nahua Samir Flores Soberanes, sus primeros pasos en la resistencia, su vida en comunidad y el asesinato que detonó la indignación de los pueblos, quienes, a más de un año de su muerte, lo consideran una referencia inalcanzable de lucha para las comunidades indígenas de México y el mundo.

En ambos documentos producidos y dirigidos por Gloria Muñoz Ramírez, se puede leer lo siguiente: “Samir no conocía el miedo, dice su padre Cirino Nabor Flores, a quien le hubiera gustado que lo conociera, pues así, piensa, a lo mejor estaría vivo. Sentado en el patio de su casa, habla por vez primera de su primogénito, el luchador social, organizador de pueblos y defensor del territorio asesinado el 20 de febrero de 2019. No es fácil. La voz se corta, los silencios se alargan, la vista se nubla. Una luz aparece en su rostro cuando lo recuerda de pequeño: parlanchín, preguntón, sociable, juguetón y bueno para la calle, tanto que a los cinco años ya se regresaba solo del kinder “Siervos de la Nación”, a donde sólo permitió que su mamá lo acompañara los primeros días.”


La solidaridad con la familia de Samir sigue creciendo

Como puede apreciarse en este pequeño corto, la importancia de Samir en los procesos de autonomía y defensa de la Tierra es tan grande, que diversos grupos siguen apoyando a su familia como signo de gratitud. En particular, un grupo de personas y colectivos se organizan para construir una casa “con y para la familia Flores Velázquez, como lo habían soñado junto con Samir, de manera colectiva y con tecnologías apropiadas”.

Según se puede leer en la campaña que abrieron para recaudar fondos “El proyecto comenzó en el 2019, después del asesinato de Samir Flores Soberanes, participante de la resistencia comunitaria de su pueblo por la defensa de la vida, la tierra, el agua y el territorio. Como parte del cariño y cuidado colectivo hacia su familia -su compañera, hijas e hijo- nos hemos organizado para construir colectivamente la vivienda que habían imaginado junto con Samir”.

El llamado a todas las personas que valoran la herencia de resistencia de Samir, y con el dinero recaudado se “comprarán materiales y pago de mano de obra, que se requiere para la finalización de la obra”.

_____

_____

Gracias a las donaciones, rifas y trabajo colectivo solidario en la obra de construcción, ya se ha realizado casi la mitad del proyecto, pero como explican quienes están a cargo del proyecto de vivienda digna para la familia de Samir “aún falta camino por recorrer para finalizar la casa”. Hasta el momento se han recaudado y utilizado aproximadamente 300 mil pesos mexicanos y según los cálculos con la suma de 250 mil pesos mexicanos más se llegará a la meta.

Si quieres apoyar a la familia de Samir y a quienes están involucradas en el proceso de construcción puedes hacer un donativo en este enlace.


Vídeo Recomendado



Previo

Gobierno da contratos de 664 millones a empresa ligada a Lozoya y Odebretch

Siguiente

(In)constitucionalidades: el teatro del pueblo en tiempos de pandemia

Sin comentarios

Deja un comentario