Bolsonaro aprovecha el Covid-19 para deforestar a Brasil


Escucha nuestro podcast



Dos estudios han generado más alarma sobre la deforestación en Brasil durante el primer año del gobierno de Jair Bolsonaro.

Un estudio mostró que el país perdió 12,000 km2 de bosque el año pasado y también proporcionó información importante sobre quienes están detrás de la deforestación. La otra investigación reveló un aumento del 27% en la destrucción de los bosques tropicales en el este de Brasil.

Ambos estudios se publicaron días después de que se revelara que el ministro de medio ambiente, Ricardo Salles, había abogado por que el gobierno usara la cobertura de la pandemia de coronavirus para debilitar aún más las leyes de protección ambiental cada vez más inestables del país. La deforestación y los incendios en la Amazonía se han disparado desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero de 2019, prometiendo poner fin a la “industria de las multas” de las agencias ambientales y desarrollar la selva tropical.


“Necesitamos hacer un esfuerzo mientras estamos en un momento tranquilo para la cobertura de la prensa porque solo hablan de Covid”, dijo Salles en una reunión ministerial en abril. El video de la reunión fue publicado el viernes y mostró al ministro refiriendo al pueblo como ganado para presionar por “cambiar todas las reglas y simplificar las normas”.

Los ambientalistas ya habían advertido que el gobierno de Bolsonaro tiene políticas ecocidas.

“La posición del gobierno es debilitar las políticas y esto aumenta la deforestación”, dijo Mariana Mota, especialista en políticas públicas de Greenpeace Brasil. “Los números de deforestación no mienten”.

El primer estudio anual de MapBiomas, una coalición de ONG, universidades y empresas de tecnología, confirmó las alertas de deforestación del Instituto de Investigación Espacial de Brasil con imágenes de alta resolución.

_____

_____

El estudio encontró que de esos 12,000 km2, 7,700 corresponden a la deforestación que se produjo en la Amazonía. MapBiomas descubrió que más de las tres cuartas partes ocurrieron en tierras registradas a través de un sistema de autorregistro que usan los agricultores brasileños para reclamar la propiedad, y el 99% de la deforestación era ilegal.

“El video de la reunión ministerial es un espectáculo de monstruos. Son sorprendentes demostraciones de incumplimiento del decoro, desprecio por las instituciones, infracciones administrativas e innumerables prejuicios, como los insultos contra los pueblos indígenas.”.- Marina Silva

El gobierno de Bolsonaro está tratando de aprobar una ley que permitiría a los agricultores que habían ocupado ilegalmente tierras en reservas protegidas antes de la fecha límite para reclamar el título legal, legislación que los ambientalistas han llamado el proyecto de ley de “acaparamiento de tierras”.

El vicepresidente de Brasil, el general Hamilton Mourão, lidera un “consejo amazónico” y una operación ambiental de miles de soldados brasileños cuya efectividad ha sido cuestionada por los medios locales. El 15 de mayo dijo que la ley ayudaría al gobierno a combatir la deforestación.

“[Si] no sabemos quién es el propietario de la tierra, no podemos llevar a [nadie] ante la justicia”, dijo Mourão. Esta semana se pospuso una votación sobre la ley en medio de la indignación por los comentarios de Salles.

El estudio de MapBiomas muestra que Brasil ya sabe quién es responsable de la deforestación. El problema no es encontrar a los delincuentes, es que las multas a menudo se ignoran. Un estudio de Human Rights Watch muestra que las multas por deforestar el Amazonas han sido suspendidas desde octubre después de la introducción de nuevos procedimientos por parte del gobierno de Bolsonaro.

La ONG SOS Atlantic Forest también ha publicado cifras que muestran un aumento del 27% en la destrucción de los bosques tropicales en 17 estados del este de Brasil desde octubre de 2018 hasta octubre de 2019, después de dos años de caída de la deforestación.

Con información de The Guardian | Selección, traducción y edición del Colectivo Alterius


Vídeo Recomendado



Previo

Breve recuento del racismo en Estados Unidos

Siguiente

Murió uno de los grandes: A los 81 años se va Héctor Suárez

Sin comentarios

Deja un comentario