¿AMLO está persiguiendo al PRI corrupto?

#VueltayVuelta es una columna recurrente de Carlos Aguirre


No es bueno iniciar un título con una pregunta, pero este artículo lo amerita. Hoy ante la prisión preventiva de Rosario Robles la lectura política es que no hay pacto de impunidad. Que los corruptos pagarán: que Lozoya, que Collado y que Robles son las primeras cabezas en caer y que vendrán más. Esto debido a que ya empieza a circular los nombres de Meade y Peña en la discusión. 

Aunque hay algunos que afirman que la elección de Alito Moreno como presidente del PRI es la entrega del partido a AMLO y que con esto continuaría el pacto de impunidad que solamente tiene como chivo expiatorio a los tres personajes mencionados. Peña tuvo a Elba Esther y a Duarte y eso no significó el fin del pacto de impunidad. 



En esta discusión debemos estudiar el papel de Santiago Nieto, que en su libro se autodescribe como un fiscal de hierro, incorruptible y capaz de por sí solo eliminar la corrupción. Su papel es importante, pero sus mensajes políticos más. ¿Es una lucha directa contra la corrupción en el pasado?, ¿es una consigna del presidente? No lo creo. Algunos lectores de la política afirman que al Lopezobradorismo no le conviene dar golpes al PRI, esto debido a que en materia electoral, narrativa y en la Cámara de Diputados es su aliado natural. Si el PRI es vapuleado aún más, su porcentaje de votos conservador, significativo, no tiene como opción migrar a Morena, sino que buscaría otro destino. Según esta lectura política, a Morena le conviene que el PRI exista porque tiene a un votante que no es amenaza para ellos pero si se va a la oposición sí podría ser amenaza seria para perder el control de las Cámaras. 

En ese tenor, recordemos que a AMLO le obsesiona la elección intermedia para mantener el control de la Cámara de Diputados y Congresos Locales, ahí el PRI puede jugar ese papel estratégico fundamental para no perder el control, pareciera entonces que estos golpes a Losoya a Robles y a Collado son por la vía libre de Santiago Nieto, pero sin oposición del presidente: en su estrategia discursiva le beneficia, pero si el pacto de impunidad existe y la anterior lectura política también, no esperemos procesos que vinculen a figuras más importantes del peñanietismo como Videgaray, Meade o el propio Peña. 

Según Toussaint, si pensáramos en el uso imparcial de la justicia, como es tradición en este país, en todo caso a AMLO le interesaría que se vinculara a proceso a otros actores que sí pueden ser su oposición: a gente cercana al caderonismo, a Reforma, a Coparmex y a algunos otros actores. Como el PRI lo hizo con Anaya.  

A la detención de Rosario Robles hay que darle la vuelta y vuelta. 

_____

_____

Previo

Rosario Robles permanecerá en Santa Martha: es vinculada a proceso

Siguiente

Acusan a Plácido Domingo de abuso sexual

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *