Period: El cortometraje ganador del Oscar que busca romper el tabú sobre la regla en la India


Escucha nuestro podcast



La pasada ceremonia del Oscar ayudó a poner en la mesa algunos temas que son necesarios o que más resultan increíbles para el mundo occidental (con sus iPhones y cuentas de Netflix) pero que todavía aquejan a gran parte de la población que usualmente no es retratada por un escaparate tan literalmente gigante como el mundo del cine y el entretenimiento.

En algunos casos es un cierre como con Roma y su premio por mejor película extranjera, como corona a los tres meses que pusieron en el ojo público a Yalitza Aparicio y el debate alrededor de nuestra deuda pendiente [como sociedad] con las y los trabajadores domésticos. Otras producciones más bien desde el pasado domingo están teniendo la visibilidad necesaria para llevar atención a otras problemáticas mundiales.


El caso más es claro es el de Period. End of sentence., el corto documental que también tomó los titulares gracias a que tomó la estatuilla en su categoría. Como el ingenioso título en inglés lo cuenta, es una producción acerca de la menstruación: y en lugar de ir hacía alguna narrativa occidental, lo que hace es voltear a ver una situación muy particular de la India.

Leemos en El Confidencial:

El corto muestra el desconocimiento en torno a la menstruación. Las mujeres piensan que es algo por lo que nacen los bebés, o una cosa que “sólo dios sabe” explicar. Los chicos están peor, y creen que es “una enfermedad que tienen sólo las mujeres”. Después se escucha el testimonio de chicas que incluso tuvieron que dejar de ir a la escuela cuando les llegó el periodo, ya que para cambiarse el trapo empapado tenía que irse muy lejos y vivió el acoso de hombres que “me rondaban mientras lo hacía”.

Al pasar a recoger el premio junto a su equipo, discurso de la directora Rayka Zehtabchi inició con una muestra de humor excelente: No estoy llorando porque tenga la regla.

Más en Verne y El Confidencial.

_____

_____


Vídeo Recomendado



Previo

Las imágenes muertas

Siguiente

El emotivo discurso de Yásnaya Aguilar en el Congreso sobre las lenguas indígenas

Sin comentarios

Deja un comentario