Los gobernantes de Tabasco gustan de construir obras para no utilizarlas 

Una tarea que se queda a medias es una tarea no realizada, y aunque las intenciones o el fin de esta sea proliferó, no deja de ser un fracaso. Andrés Granier Melo, ex gobernador de Tabasco, sabe bien de lo que hablamos y su centro gerontológico de última tecnología que fue construido durante su gobierno es el mejor ejemplo, ya que sólo prestó 3 meses de servicio, ahora está abandonado y solo es buen spot para los malillas.

Con una inversión de 82 millones de pesos se puso en marcha desde 2011 un centro gerontológico calificado como innovador, donde se pretendía brindar una mejor calidad de vida a las personas de la tercera edad en Tabasco. El proyecto fue inaugurado por Granier, el 9 de noviembre del 2012 con una superficie de 8 mil metros cuadrados donde se prestaría servicio de casa (únicamente por el día) y se atenderían aproximadamente a 400 personas diarias en distintas areas del centro, además de que el inmueble esta totalmente adaptado con laboratorios clínicos, áreas verdes, de reacondicionamiento y áreas de recreación para una óptima estancia.

Todo pintaba bien hasta ese momento para la gente de Tabasco, pero a escasos tres meses de que empezara a dar servicio el centro, el perredista Arturo Núñez Jiménez, quien entraba con administración nueva, solicitó una revisión a los especialistas de la Secretaría de Obras Públicas, y estos últimos decidieron cerrarlo el 18 de feb de 2013. Al día de hoy el lugar se encuetra abandonado y La Casa del Árbol, que es el único refugio en Tabasco donde se atiende a personas de tercera edad, ya se encuentra en su máxima capacidad con 98 habitantes que fueron abandonados por sus familias. 


Pero esto no es todo ni la primera vez que pasa en esta entidad, ya que hay antecedentes del 2010 qué como parte de los festejos del bicentenario de la independencia en México, se mandó construir una plaza, remodelar los alrededores y con una inversión de 65 millones de pesos, también se cubrió el gasto de una estructura de acero llamada  “obelisco”. Actualmente se encuentre abandonada, con marcas de graffitis y leyendas con fechas históricas que ya no se aprecian, por su deterioró.

El obelisco no presenta ningún peligro, simplemente pasa por un proceso de oxidación el cual es parte de su atractivo, así fue concebido el monumento, no precisamente necesita mantenimiento, afirmo el secretario del ayuntamiento, Juan Antonio Ferrer Calguera.

Y para rematar, como se dice bulgarmente; donde caben dos, caben tres y así sucesivamente. El tercer y último fracaso que enlista El Universal, se dio en 2014 con la inauguración del imponente museo elevado de Villahermosa, a manos de Jesús Ali Torres, presidente municipal del centro y con una inversión de 60 millones de pesos. La obra se construyó en una zona hotelera que serviría para exposiciones de artes, tendría un café galería, así como una vista a la Laguna de las Ilusiones y por si fuera poco, formaría parte de un complejo turístico, pero todo quedó en una gran intención y planes, porque actualmente se encuentra inoperante y también se dijo limpiarían la laguna ya que se encuentra sumamente contaminada, hasta la fecha no se ha realizado nada y todo quedó en el olvido.

Más información en El Universal 

 

_____

_____


Vídeo Recomendado



Previo

Encuentran aparatos de espionaje en oficina de Ricardo Monreal

Siguiente

La pesadilla que se vive dentro de Twitter y sus constantes cambios, explicada

1 comentario

  1. 20/10/2015 at 15:34 — Responder

    […] y es por eso que desaparecen o quedan arrumbadas, claro ejemplo el gobierno de Tabasco, que manda construir obras para no utilizarlas. Vía […]

Deja un comentario