Buenos señalamientos y graves omisiones

Por: Jorge Meléndez Preciado

En Chiapas, ante miles de indígenas, el Papa Francisco les dijo: “otros (individuos), marcados por el poder y el dinero y las leyes del mercado los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que los contaminan” (La Jornada, 19 de febrero).

No sabemos si aplaudieron Manuel Velasco Coello, Anahí, los miembros del PVEM y los caciques del PRI, entre otros la familia González Garrido.

Ello porque al señalar que debían ofrecer el perdón a los campesinos e indígenas, los grupos poderosos de allá, llamados coletos, reaccionaron diciendo que era absurdo exculpar, condescender con los más pobres, los dueños originales de esas tierras.

En esa y otras contradicciones se dio el viaje del Pontífice, ya que planteó algunas reivindicaciones de los más, aunque convivió muy cerca de los que siempre han tenido el poder en sus manos, y lo acaparan cada vez con mayor furor. No obstante que el jesuita ha dicho que las riquezas materiales no son lo importante y lo ha predicado con el ejemplo, muchos de sus aparente interlocutores simplemente no escuchan; cuando más oyen llover y no se mojan.

Un caso ejemplificante es el de Felipe Calderón. Dijo el panista que fue a recibir la hostia: “EL Papa entiende los problemas que tiene México” (Milenio, 16 de febrero). Lo dudamos que lo sepa a carta cabal, ya que no tiene los elementos, todos, para comprender esta realidad. Aunque recordó el sacerdote Pedro Pantoja, que coordina La Casa del Migrante en Saltillo, Coahuila, que en su momento alertaron a Felipe de la crisis migratoria de los centroamericanos en México, de la cual habían sido presas 80 mil personas. El entonces funcionario no hizo caso y después sucedió la tragedia de San Fernando, Tamaulipas, el 24 de agosto de 2010, y otras más. ¿Entonces?

El asunto de los curas que ayudan a los migrantes, tampoco fue bien atendido por Francisco. Ya que le pidieron una cita el mencionado Pantoja; Tomás González, de Tenosique, Tabasco, y Alejandro Solalinde, de Ixtepec, Oaxaca (refugio, Hermanos en el camino). No recibieron contestación, por lo que esos tres y algunos más no insistieron para no crear problemas, aunque señalan que la jerarquía eclesiástica, aliada a los políticos, han tratado de obstaculizar las ayudas a los más necesitados, los que viajan jugándose la vida para conseguir trabajo.

En ese tenor se encontraron los padres de los 43 estudiantes, los que siguen buscando justicia por los niños quemados en la guardería ABC y otros deudos.

_____

_____

Acerca de la insistencia en el caso de los muchachos de Ayotzinapa, Federico Lombardi, vocero del Vaticano, dijo que era grave que se intente presionar al Papa para una audiencia privada, ya que todos los que han sufrido desgracias serán consolados por el sucesor de Pedro de igual manera. Se les ofrecieron tres lugares a los que han peregrinado en México y en varias partes del mundo clamando por que aparezcan sus muchachos, y fueron declinados por los reclamantes. Además se supo que los tercos en que se diera cabida a los guerrerenses fueron infinidad de periodistas que le inquirían a Bergoglio frecuentemente.

Panchito, como le dicen algunos, rechazó también a una “sociedad narcisista obsesionada por el lujo y el confort”. ¡Bravo! Sólo que muchos de los que estuvieron más cerca de él en las diversas ceremonias son parte de esa corriente y forma de vida. Y luego del exhorto, no harán nada para corregir sus acciones, antes bien ahondarán en esa mala práctica.

A los niños de Morelia les pidió que “no se dejen pisotear por nadie”. Algo que seguramente no tomarán en cuenta los Legionarios de Cristo ni será a considerar por Norberto Rivera, que continúa protegiendo al padre Nicolás Aguilar.

Tiene razón el analista Roberto Blancarte (Milenio, 19 de febrero), el que Enrique Peña Nieto haya dicho: México es un pueblo “orgullosamente guadalupano” es un ataque al juarismo, a la Constitución de 1917 y a varias minorías, y que haya ido a recibir la hostia, muestra que el hombre de Los Pinos olvidó los principios que aseguró defendería en su toma de posesión.

Pero no se crea que únicamente los priistas hicieron el ridículo. Jesús Zambrano del PRD, se encontraba embobado por estar cerca del jerarca de la Iglesia Católica y hasta la aparentemente combativa senadora, Dolores Padierna, viajo a Morelia para recibir las bendiciones del Supremo (Joaquín López Dóriga, Milenio ídem).

Nuevamente el soberano de la Institución más vieja del mundo hizo que la mayoría bailara al son que tocó, no obstante que la influencia de la Iglesia va de bajada.

[email protected]

@jamelendez44


Vídeo Recomendado



Previo

Jueves de plumas ligeras

Siguiente

El Papa vs. Trump

Sin comentarios

Deja un comentario