Irresistible Almudena


Escucha nuestro podcast



Por Emmanuel Medina 


Si uno “googlea” el nombre de Almudena Grandes, en segundos el buscador desvela fotos y videos de una mujer de aires castizos, voz quebrada de trueno de agosto y mirada penetrante: es la personificación de la escritura española más poderosa de las últimas décadas que la enarbolan como una narradora a la que sus letras la preceden como una caballero andante, que no necesita lanzas ni escuderos para derribar temas espinosos como el sexo o la posguerra española.

Desde sus inicios como escritora, con la publicación de la transgresora novela “Las Edades de Lulú”, en 1989, quedaba claro que Almudena no pestañeaba en contar una historia donde el sexo desenfadado de una mujer libre y curiosa, es el hilo conductor de una fábula sobre la libertad de elección sobre el propio cuerpo, en tiempos donde aún no se gritaba: “ni una más”, por mujeres de todo el mundo.


La voz de esta autora madrileña, nacida en 1960, se posaba como un ventarrón de frescura y desenfado, en un panorama literario donde ciertos tópicos no parecían hechos para que los relataran “las del sexo débil”.

En 1994 publicaría “Malena es un Nombre de Tango” y la crítica literaria, que ya le tenía puesto el ojo por su obra debut, terminaría por aclamarla como una aguerrida mujer de letras que, en sus protagonistas femeninas, encontraba su ariete para contar historias que, fenómeno curioso, también dejaban dinero a su casa editorial, pues los lectores se sumaron con entusiasmo a su estilo y ficciones.

Muchas décadas después y, con proyectos literarios que lo mismo relatan la historia contemporánea de la España más honesta, que los episodios terribles que dejó la Guerra Civil, el siglo pasado, en esas mismas tierras, Almudena es una de las banderas de la literatura “feminista” -si es que tuviera que existir una etiqueta que le calzara bien a esta escritora- más arraigada en el canon contemporáneo de las letras que se leen en español.

Su más reciente lanzamiento, “La Madre de Frankestein”, publicado en Tusquets y distribuida en México por Planeta Editorial, lo deja más que claro.

Partiendo de una pavorosa anécdota real, la de la parricida más famosa del siglo 20 de Madrid, Aurora Rodríguez Carballeira, mujer culta e impulsora de la igualdad de género, en los años previos a la llegada de la dictadura franquista, alla´por 1936, que asesinara a su única hija, con el firme y escalofriante argumento de que “era defectuosa para el avance de la humanidad”, Almudena recrea otra de sus grandes fábulas, inspirada y conmovedora, donde la perturbada Aurora es el torbellino que impulsa a los personajes de su novela.

_____

_____

Un joven siquiatra, Germán, y María, una avispada asistenta del hospital psiquiátrico de Cienpozuelos, en los años 50 de una sociedad española regida por el nacionalcatolicismo y lugar donde fue encerrada la asesina, son los dos protagonistas que viven una historia de amor y lucha contra las normas sociales y que se agazapan en el cuidado de la paranoica Aurora, uno de los pocos personajes de la novela que es real.

Aunque la historia pudiera parecer muy alejada de la realidad de este lado del Atlántico y su historia poco podría enganchar a lectores mexicanos, Almudena tiene el oficio y la fibra para engarzarnos en el destino de sus criaturas literarias, en un mundo que, bien visto, no está tan alejado de las realidades opresoras que se viven, disfrazadas de populismo ramplón, en muchos países de Latinoamérica.

Lo cierto es que se requieren más mujeres como Almudena Grandes y más narraciones como las que se esconden en sus libros, para entender que, no importando el genero ni la patria, los libros emocionantes nos seducen por el alma de quien, tras su computadora, escribe letras, comas y puntos, llenos de pasión y libertad.


Vídeo Recomendado



Previo

Contaminación e impunidad: A seis años del ecocidio en el río Sonora

Siguiente

El Paso Fusion: sobrevivir a una masacre, jugando futbol.

Sin comentarios

Deja un comentario