¿Quiénes son la base electoral de Hillary Clinton y Donald Trump?

Texto: César Suárez | Gráficas: Francisco J. Trejo Corona | Ilustración: Jonathan Gil

Uno de los puntos claves para entender las elecciones de Estados Unidos es la demografía. Desde julio de 2016, los seguidores de Hillary Clinton y Donald Trump tenían un perfil claro y preciso. Con base en información del Centro de Investigación norteamericano PEW Research Center, el candidato republicano contaba con el apoyo del 49% de los hombres y Clinton con el 59% de las mujeres. Estos datos muestran una clara división de género respecto a las preferencias hacia los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos: si solamente votaran los hombres, seguramente Trump sería el próximo presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump también tiene el apoyo del 51% de los blancos, mientras que Clinton tiene el 42% del apoyo del mismo grupo. Esta diferencia se hace más clara al analizar a los electores afroamericanos. La candidata demócrata tiene un apoyo del 91% de este grupo de electores. Únicamente el 7% de los afroamericanos votaría por el candidato republicano. Otro grupo importante que distingue a la base de apoyo de ambos candidatos son los hispanos. El 66% de ellos se encuentra a favor de Clinton y el 24% apoya a Trump. Debido al apoyo mayoritario de los blancos hacia Trump, los afroamericanos como los hispanos se han convertido en grupos electorales de gran importancia para el partido demócrata.


 

Respecto al grado educativo de los electores, Clinton tiene una preferencia dentro de las personas con estudios universitarios. El 54% de las personas con un título universitario apoya a Hillary, ante un 38% en favor de Trump. Si subimos los grados universitarios la división aumenta. El 60% de las personas con estudios de posgrado votaría a favor de la candidata demócrata, mientras que un 33% de personas con maestría o doctorado votarían a favor del candidato republicano. Ahora bien: la idea de que las personas de más bajos estudios apoyan a Donald no es totalmente cierta. Si tomamos a todas las personas con educación secundaria o menor en los Estados Unidos, el 50% apoya a Clinton y el 43% están a favor de Trump. Esto se debe principalmente a que un porcentaje de personas con bajos niveles educativos son afroamericanos e hispanos. Sin embargo, al tomar a blancos con bajos niveles educativos el apoyo hacia el candidato republicano alcanza el 57%.  

En términos generacionales, la edad se ha convertido en un referente clave entre la base social que apoya a cada uno de los candidatos. Mientras que Trump tiene el apoyo de las personas mayores, Clinton tiene un sesgo favorable entre los jóvenes. El 60% de los votantes entre los 18 y 29 años de edad se encuentra a favor de Hillary. Por otro lado, el 49% de las personas mayores a los 65 años votaría por Trump. A pesar de que Clinton cuenta con un apoyo mayoritario de los Millenials, es difícil de saber si los jóvenes de norteamerica se harán presentes en las urnas. Desde 2008 los jóvenes han bajado su nivel de participación en las elecciones de los Estados Unidos. Con base en una encuesta realizada por la universidad de Harvard, la participación de los jóvenes entre 18 y 29 años ha disminuido del 51% en 2008 al 45% en 2012. Esta tendencia a la baja en la participación electoral de los Millenials podría ser decisiva en una elección cerrada como la que parece que tendremos el día de mañana.

Hoy mismo Hillary Clinton continua con una superioridad en la intención del voto entre:

_____

_____

  1. Mujeres
  2. Hombres y mujeres con título universitario
  3. Hispanos
  4. Afroamericanos
  5. Millenials

A pesar de este apoyo entre sectores importantes de la sociedad norteamericana, Clinton no ha logrado aumentar su popularidad entre los blancos con bajos niveles educativos. De acuerdo con un artículo publicado ayer por el New Yorl Times, el número de votantes de los blancos sin título universitario es tan grande como los afroamericanos, hispanos y asiáticos juntos. Esto hace de este grupo un actor clave para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Según una encuesta realizada el 17 de octubre por la cadena televisiva Fox News, Trump tiene el apoyo del 57% de los blancos sin educación universitaria ante un hacia Hillary de este sector de solamente el 21%.

El grupo de los blancos sin educación universitaria es de suma importancia debido a que representa la mayoría de la población en los famosos “swing states” como Ohio, Iowa, Winsconsin y Pennsylvania. La votación mayoritaria de este grupo verdaderamente puede cambiar una elección si tomamos como experiencia lo ocurrido en el Reino Unido. Fue el voto de la población blanca sin educación universitaria el elemento clave para la victoria del Brexit. Para fortuna de Hillary, de los más de 50 millones de votantes que representa este grupo electoral, 29 millones de los blancos sin educación universitaria no ha votado. Esto deja a Hillary con una mayor posibilidad de ganar siempre y cuando estos 29 millones de votos no se hagan presentes en las urnas. Nuevamente, ante este grupo de electores que no ha logrado capturar Clinton, los hispanos y afroamericanos se convierten en grupos claves para la victoria del partido demócrata.


Vídeo Recomendado



Previo

Protestan mujeres contra Trump en el colegio electoral: "Agárrate tus pelotas"

Siguiente

Trump sólo aceptará el resultado de la elección si gana (o si la considera justa)

1 comentario

  1. […] Con anterioridad en Tercera Vía hemos seguido de cerca el tema del ascenso meteórico de Jair Bolsonaro, el candidato ultraderechista que se apunta como favorito en las elecciones presidenciales brasileñas. Bolsonaro es sólo el último representante de las diversas formas de nacionalismo y tendencias conservadoras a lo largo del mundo, con su máximo estandarte en el sorprendente (para 2016) triunfo de Donald Trump en Estados Unidos. […]

Deja un comentario