Héctor Andrade

Héctor Andrade

Fue un día soleado Dijeron los noticieros que nada había pasado ni muertes, ni justicieros la sangre corrió en la