¿Cómo lidiar con la distancia social por el coronavirus?

El distanciamiento social puede prevenir infecciones, pero puede tener consecuencias inesperadas. Tremenda frase que causa temor además del que ya tenemos con la presencia del pandémico virus de hoy en día. Pero quizá conviene hablar de esto para saber cuáles son las consecuencias de esta necesaria medida y cómo podemos actuar para remediarlas.

Evitar muchedumbres y contacto cercano con otros es necesario para desacelerar la dispersión del virus y prevenir que los sistemas de salud se vean sobre pasados. Pero esto significa reprimir nuestros impulsos evolutivos más profundos de conexión. Por ejemplo, ver a nuestros amigos, reunirse en grupos o tocarnos.” Dijo Nicholas Christakis, científico social y físico de la Universidad de Yale en entrevista con Greg Miller, periodista científico.

Nicholas agrega que “Las pandemias son pruebas especiales muy demandantes … porque no sólo estamos tratando de proteger a la gente que conocemos, sino también a la gente que no conocemos e incluso gente por la que no nos preocupamos”.

Los efectos del distanciamiento social a corto plazo no han sido bien estudiados. Pero muchos investigadores – la mayoría de ellos están lidiando con cambios en sus propias vidas por el coronavirus- recientemente tomaron un poco de tiempo para compartir pensamientos con ScienceInsider sobre los potenciales impactos a nivel social y psicológico, y cómo mitigarlos. Aquí lo que dijeron:

¿Qué se conoce de los efectos de interacción social en la salud mental y física?

En largos periodos de tiempo, el aislamiento social puede aumentar el riesgo de una variedad de problemas en la salud, incluyendo enfermedades del corazón, depresión, demencia e incluso la muerte. Un metaanálisis del 2015 de literatura científica hecho por Julianne Holt-Lunstad, investigadora psicóloga de la Universidad Brigham Young, y sus colegas, determinó que el aislamiento crónico social aumenta el riesgo de mortalidad en un 29%.

Esto puede deberse a que el contacto social puede amortiguar los efectos negativos del estrés. Estudios de laboratorio hechos por varios investigadores, incluyendo a Holt-Lunstad, encontraron que tener a un amigo presente puede reducir la respuesta cardiovascular en trabajos estresantes. Hay también una correlación entre la conectividad social percibida y las respuestas al estrés. “Tan solo saber que tienes a alguien en quien puedes confiar si es necesario, es suficiente para disminuir algunas de las respuestas aún sí la persona no está físicamente presente”, dijo Holt-Lunstad.

https://i2.wp.com/politico.mx/media/images/07_medidas_sana_distancia_bb1.2e16d0ba.fill-800x400-c100.jpg?resize=1022%2C511&ssl=1

¿Qué efectos, si los hay, pueden ser causados por el distanciamiento social en respuesta al coronavirus?

_____

_____

Tengo un par de hipótesis”, responde Holt-Lunstad. “Por un lado, me preocupa que esto no sólo agrave las cosas para la gente que ya está aislada y sola, sino que también puede ser un punto de activación para que otros se acostumbren a conectarse menos”.

Una posibilidad optimista, dice la investigadora, es que tomar mayor conciencia en estas cuestiones hará que la gente se mantenga conectada y tome medidas positivas.

¿Hay algún tipo de gente o ciertas poblaciones más expuestas a ser afectadas?

La gente de toda edad es susceptible a los efectos dañinos del aislamiento social y de la soledad. Pero un reporte reciente de la Academia Nacional de Ciencias (de la cual forma parte Holt-Lunstad) señala algunas razones por las que la gente mayor puede ser más susceptible, como la pérdida de familia o amigos, enfermedades crónicas e impedimentos sensoriales como la pérdida de audición, que pueden hacer más difícil la interacción.

Hay una enorme variación individual en la habilidad de la gente para manejar el aislamiento social y el estrés, añade Chris Segrin, un científico del comportamiento en la Universidad de Arizona. Es importante recordar que no todos atraviesan esto con el mismo nivel de salud mental, dice. “Alguien que ya está teniendo problemas con ansiedad social, depresión, soledad, abusos de sustancias, u otros problemas de salud será particularmente vulnerable”.

En general, la gente es particularmente resiliente. Se ha visto que mantener pensamientos positivos en momentos muy difíciles, ayuda a tener una mejor salud mental en el futuro.

¿La tecnología puede ayudar a compensar algunos de los efectos negativos del aislamiento social?

Enviar textos, correos y utilizar aplicaciones como Skype y FaceTime definitivamente pueden ayudar a que la gente permanezca en contacto. “Somos afortunados de vivir en una era donde la tecnología nos permite ver y oír a amigos y familia, aún a la distancia,” dice Christakis.

Aún así, esos modos de comunicación no reemplazan por completo las interacciones en persona, pero definitivamente son infinitamente mejor que ninguna interacción, dice Segrin.

https://i2.wp.com/www.safetyandhealthmagazine.com/ext/resources/images/news/concepts/social-distance.jpg?resize=1140%2C730&ssl=1
Hasta el momento, en México sólo se requieren medidas preventivas, cómo lavarse bien las manos y mantener la distancia en los lugares públicos.

¿De qué nos perderemos por no ir a conciertos y eventos especiales?

Hace cien años, el sociólogo francés Émile Durkheim usaba la frase “efervescencia colectiva” para describir la excitación social colectiva que la gente experimenta durante ceremonias religiosas. El mismo concepto aplica a los eventos deportivos donde los espectadores experimentan simultáneamente la subida y caída de emociones durante el transcurso de un juego, dice Mario Small, un sociólogo de la universidad de Harvard. “Esto aumenta dramáticamente las sensaciones en uno mientras que refuerza la idea de que se es parte de algo más grande que uno mismo,” dice Small.

Tales eventos ayudan a construir la cohesión de grupos, y la creciente cantidad de eventos cancelados representa que este mecanismo de defensa estará temporalmente en desuso.

¿Qué más podemos hacer?

Cualquiera de nosotros puede tomar el teléfono y llamar para ver cómo van nuestros cercanos y qué necesitan,” dice Holt-Lunstad. Ella nota que las investigaciones en altruismo han encontrado que apoyar puede ser más benéfico que recibir ayuda. “No sólo ayudar a otros será benéfico para los otros, sino que puede ayudarnos a sentirnos también conectados”.

También está la inspiración de la gente aislada en Italia cantando y tocando música desde los departamentos con las ventanas abiertas para mantener los ánimos. “Este es el tipo de cosas que necesitamos” dice Robin Dunbar, una psicóloga evolutiva de la Universidad de Oxford.

En México y otros países de Latinoamérica tenemos que pensar en otras actividades de apoyo (además de las mostradas arriba), sobre todo pensando en gente que tiene que seguir trabajando día a día, gente que vive al día y que además, podrían ser de mayor edad. El reto es más grande si consideramos que los apoyos sociales a la gente de bajos recursos es muy limitado. Sin embargo, somos muy resilientes y cooperativos en momentos de crisis.

Con información de la revista Science | Traducción libre y adaptación de : Adriana Raquel Aguilar Melo, Colaboradora del Colectivo Alterius y ayudante de investigación en la Universidad de Sherbrooke para un proyecto de justicia ambiental. Todo esto desde casa por el momento.

 

Previo

El Coronavirus vino de "Twin Peaks"

Siguiente

Starbucks, Domino's y Vips abandonan a sus empleados frente al coronavirus

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *