Laura Zuñiga Cáceres: Son las empresas las que están destruyendo al planeta

En Tercera Vía hemos dado cobertura a algunas de las intervenciones de la reciente Cumbre climática que organizó la ONU en Madrid; la COP25. Como la COP25 representa un evento que palidece con la simulación de gobiernos y empresas responsables de la crisis climática, en paralelo se ha desarrollado la Cumbre Social por el Clima (CSxC); un encuentro que busca responder a la COP25 y que incluye voces representativas de las y los defensores de la Madre Tierra. Una de esas voces es la de Laura Zúñiga Cáceres, hija de la defensora Berta Cáceres quien fue asesinada por luchar contra proyectos extractivistas en Honduras.

Laura se presentó en la asamblea del miércoles 11 dedicada al ecofeminismo recordando a su madre, que hoy en día es un ícono de la defensa del territorio y la lucha ambiental: “Soy hija de Berta Cáceres y soy de Honduras”.

Se refiere a Berta como su “mami”, pero este gesto de ternura no le quita seriedad, sino que fortalece más su rol de defensora de la naturaleza y voz de los pueblos originarios que representan la esperanza más potente para hacer frente al deterioro de la biosfera.

“Cuando hablamos del clima muchas veces nos dicen, por ejemplo: ‘reutilicemos, reciclemos… ¡y vamos a reducir los gases de efecto invernadero!’ Pero a mi mami la asesinaron por luchar en contra de una represa, que es energía limpia. Entonces ahí empezamos a cuestionar realmente a qué nos referimos cuando hablamos de capitalismo verde”.

https://i2.wp.com/static01.nyt.com/images/2016/03/03/universal/es/03berthaES/03berthaES-master1050.jpg?resize=837%2C472&ssl=1
La emblemática Berta Cáceres, salió a relucir en varias partes del discurso de Laura Zuñiga en la COP25

Enfatiza que algunos discursos hablan del clima banalizando el tema, sin darle profundidad. “Culpabilizan a quienes estamos en los territorios y dicen que tenemos que hacernos cargo de reducir… bla, bla, bla, bla, bla, cuando en realidad son las empresas las que están destruyendo este planeta”.

Entonces “yo les digo a veces ‘no me hago cargo del cambio climático’, porque vengo de un lugar en el que estamos poniendo el cuerpo y siendo la primera línea de defensa de la tierra en una guerra; porque nos están matando, porque están utilizando ejércitos, porque están utilizando estructuras criminales, aliándose con el narcotráfico para poder atentar contra nuestro cuerpo y contra nuestras vidas”.

“El golpe de estado del 2009 en Honduras marcó la entrada del extractivismo salvaje en nuestros territorios. También la militarización y la criminalización. Fue una política de las empresas transnacionales para generar despojo que se reproduce en otros países de nuestra América Latina. Hoy, diez años después del golpe de estado, vivimos en una sociedad en la que se legitima la violencia patriarcal masculinizada”. (…) “Y así, bajo este ideal se asesina a mujeres y a todos aquellos que no entran en esto. Por eso cuando hablamos del asesinato de Berta Cáceres, decimos que es un femicidio político, que es un femicidio territorial”.

Laura Zuñiga Cáceres participando en la Cumbre Social por el Clima (Madrid 2019).

Clima y feminismo

“…Desde el feminismo hemos tenido grandes aprendizajes. Como entender, por ejemplo, que es el sistema patriarcal el que nos violenta y nos domina, y no simplemente los hombres. También es interesante entender que el capitalismo va de la mano con el sistema patriarcal, que es racista y que es colonial. Y si logramos entender esto, vamos a poder enfrentarnos a la destrucción del planeta de manera más asertiva. Y es difícil, porque es más fácil quedarse en la casa y dividir residuos selectivamente. Es más fácil eso a realmente entender que estamos en una situación más complicada porque hay actores muchísimo más poderosos, más violentos, más virulentos atacándonos.”

_____

_____

Con relación al feminismo, también destaca la acción colectiva de las mujeres en todo el mundo.

“Nos vimos en muchos países, replicando “El violador eres tú”, como vimos el “Ni una menos”, como vimos la lucha contra los femicidios como algo global. En esa red es que podemos también enfrentar el tema de la destrucción del planeta y la destrucción de la vida”.

Y agrega: “El feminismo se construye desde un lugar que muchas veces no es “lo correcto”, y pone como ejemplo que nos acusen de “asesinas” cuando hablamos del aborto.

“Sin embargo salirse de ese lugar que es correcto para la moral y la ética de un estado opresor, racista y violento, también es necesario. Si no, van a decirnos que lo correcto es dialogar con las empresas, aunque las empresas sean asesinas. Que lo correcto es negociar con los bancos, aunque los bancos estén financiando nuestro asesinato. ¡Y es así! En el asesinato de Berta Cáceres había bancos europeos financiando a una empresa que no tenía –para pagar su asesinato– más dinero que ese que ellos le daban. Entonces hay que profundizar.”

No hay tiempo que perder

“Mi mami decía ‘¡Despertemos humanidad, ya no hay tiempo!’ Y es real que ya no hay tiempo. Entonces, tenemos que seguir ese ejemplo de internacionalismo que ya tiene el movimiento feminista. Tenemos que generar redes fuertes que permitan la resistencia de nosotros y nosotras, los pueblos. Y aunque los gobiernos hagan sus cumbres y (a la COP25) venga a hablar gente como el dictador Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras –un asesino aliado con el narcotráfico–, aquí nosotros gestamos estrategias propias, que realmente nos saquen de sólo defendernos y resistir”.

Con información de la Cumbre Social por el Clima, Pressenza y Desinformémonos | Edición y comentarios del Colectivo Alterius.

Previo

#NiUnaMenos: Realizan colecta de juguetes para niñas huérfanas por feminicidios

Siguiente

Trump será procesado por abuso de poder #IMPEACH

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *