¿Hemos encontrado el origen geográfico de la humanidad?

Un estudio que afirma haber identificado el origen ancestral de nuestra especie en el sur de África ha provocado un profundo escepticismo.

La investigación utilizó evidencia genética para identificar el Delta del Okavango en Botswana como el origen de nuestra especie humana. Sin embargo, otros investigadores dicen que los métodos utilizados para llegar a esta conclusión son defectuosos.

El estudio es el último intento de resolver la antigua pregunta sobre el espacio geográfico donde se originó el Homo sapiens y si bien hay pruebas abrumadoras de que nuestra especie evolucionó en África, no está claro dónde. La mayor cantidad de fósiles útiles para responder la cuestión, se encuentran en África oriental y meridional, por lo que ambos han sido propuestos como nuestro centro de origen.



Sin embargo, los fósiles son conocidos en otras partes de África, por lo que recientemente muchos antropólogos han concluido que había poblaciones entrecruzadas en toda África y no habría una sola patria. El nuevo estudio disputa esto.

https://i2.wp.com/collection.greendestinations.org/wp-content/uploads/2017/09/okavango-river.png?resize=708%2C472
La controvertida investigación apunta al lago de Makgadikgadi-Okavango, en Botswana, como el lugar donde se consolidó la especie humana moderna.

Lugar de nacimiento de una especie.

Vanessa Hayes, del Instituto Garvan de Investigación Médica en Sydney, Australia, y sus colegas recolectaron más de 1200 muestras de ADN de personas del sur de África. Las muestras fueron todas de ADN mitocondrial, material genético que las personas solo heredamos de nuestras madres. El equipo usó esto para crear un árbol genealógico que muestra cuándo se separaron las poblaciones antiguas.

Llegaron a la conclusión de que el linaje más antiguo surgió hace unos 200,000 años y lo interpretan como el origen de nuestra especie.

El equipo encontró poca evidencia de mezcla entre grupos, por lo que concluyeron que las poblaciones probablemente no se han movido mucho desde que se establecieron. Según el lugar donde se encuentran las variantes más antiguas en la actualidad, argumentan que la tierra natal de nuestra especie era un vasto humedal llamado Makgadikgadi-Okavango en Botswana.

Este humedal ya no existe, pero hay evidencia clara de que alguna vez existió. La región ahora es una gran salina, creada cuando el lago Makgadikgadi se secó. Este enorme lago existió desde hace 2 millones de años hasta hace unos 10.000 años.

_____

_____

El equipo argumenta que los humanos solo se extendieron más allá de Makgadikgadi-Okavango cuando el clima cambió. En apoyo de esto, el miembro del equipo de investigación Axel Timmermann del Instituto de Ciencias Básicas de Busan, Corea del Sur, ha demostrado que los cambios en la órbita de la Tierra en los últimos 200,000 años habrían desplazado los cinturones de lluvia de África, abriendo corredores verdes desde Makgadikgadi-Okavango a otros partes de África

Estos cambios parecen coincidir con las divisiones de población reveladas por el ADN mitocondrial: Hace 130,000 años, un pequeño grupo se separó hacia el noreste, seguido por una dispersión más grande hacia el suroeste hace 110,000 años.

Métodos bajo la lupa

Es una historia convincente, pero los expertos en prehistoria humana no están impresionados.

El problema es que el ADN mitocondrial no puede decirnos mucho sobre poblaciones tan antiguas, dice el genetista Mark Thomas, del University College London. Las variantes mitocondriales solo se mapean débilmente en poblaciones individuales y este mapeo empeora entre más antiguo sea .

“Cuando vuelves al ancestro común mitocondrial, hace unos 200,000 años, en ese momento el árbol no debe contener información sobre la historia de nuestra población”, dice Thomas.

El documento también ignora la evidencia de que nuestra especie tiene más de 200,000 años, dice Eleanor Scerri del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania.

Por ejemplo, los fósiles marroquíes sugieren que nuestra especie tiene al menos 315,000 años. Se puede argumentar que estos fósiles no son lo suficientemente modernos como para ser humanos, dice Scerri, pero lo mismo ocurre con muchos fósiles del sur de África. “Las constelaciones de rasgos que nos definen hoy en día no aparecen en un solo individuo hasta hace algún tiempo entre 100,000 y 40,000 años”.

También es poco probable que las personas en el sur de África “sean reliquias evolutivas que no han cambiado ni se han movido geográficamente durante decenas o incluso cientos de miles de años”, dice Scerri. Si las poblaciones se han mudado o cambiado significativamente, sus ubicaciones actuales no pueden decirnos dónde comenzó nuestra especie.

 

Previo

¿Por qué el presidente ganó las elecciones?

Siguiente

Robots asesinos: La Inteligencia Artificial no debe usarse para la guerra

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *