Usan red de mujeres beneficiadas por Salario Rosa para adular a Del Mazo en Twitter

Aunque en las urnas Delfina Gómez le dio una dura batalla, el priísta Alfredo Del Mazo acabó ganando el Estado de México en 2017, sucediendo a Eruviel Ávila. Una de las promesas de campaña del empresario (y pariente del ex presidente Peña Nieto) fue el Salario Rosa, una medida paliativa y de asistencia social pensada en las mujeres mexiquenses.

En el contexto de su Segundo Informe de Gobierno, Del Mazo ha presumido especialmente dicha medida, que algunos en su momento vieron como aprovechar la precaria situación de muchas mujeres como un botín electoral.

Como contexto respecto al horror para las mujeres en Edomex, citamos esta columna de 2017 por Anayeli García en Cimac Noticias:

Aunque los funcionarios priistas siempre señalaron que no había necesidad de una Alerta porque ahí “no se asesinaba a las mujeres sólo se arrojaban sus cuerpos”, ahora el candidato del PRI y primo de Peña Nieto, Alfredo del Mazo Maza, declaró que las cifras de feminicidio son inadmisibles, por lo que hay que “hacer valer la ley”.
 
Para el priista la prioridad será atender el tema de seguridad por lo que propuso duplicar el número de cámaras de videovigilancia, depurar cuerpos policiacos e instalar un millón de luminarias, acciones que se debieron tomar desde 2015 cuando se decretó la AVG después de 5 años de litigio en tribunales pues las instituciones la obstaculizaron porque consideraron que era un golpe político para el entonces candidato a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

Resulta que rumbo al Segundo Informe del priísta, una investigación por Sim Embargo revela que el padrón del Salario Rosa -un programa social para mujeres en situación precaria- fue utilizado para generar una red de cuentas en Twitter (con datos idénticos) que están dedicadas a mandar mensajes de elogios al también socialité y asiduo personaje de las revistas que cronican la vida amorosa de la clase alta mexicana.

Al parecer la operación ni siquiera se podría considerar como un uso convencional de bots sino que llega a niveles macabros ya que las beneficiarias fueron alfabetizadas para usar las redes sociales con fines publicitarios para el gobernador.

Dice la investigación de Ivonne Ojeda en Sin Embargo:

_____

_____

El programa está diseñado para mujeres en pobreza multidimensional y “condición vulnerable”, de acuerdo con los mismos principios que le permiten bajar los recursos. Esta condición dificultaría a las beneficiarias la contratación de servicios de telefonía que incluyan redes sociales para tuitear desde dispositivos electrónicos incluso en municipios alejados de la entidad. No obstante, el Gobierno del Estado de México a través de Jorge Alberto Pérez Zamudio, director de Comunicación Social confirmó que la red existe, que fue creada con base en el padrón de beneficiarias y, al aclarar que no se trata de bots, indicó que la red de adulación habría sido capacitada por el mismo Gobierno.

Pérez Zamudio expuso que esta red surgió en 2018 a partir de capacitaciones que las beneficiarias del programa de desarrollo social recibieron con el objetivo de alfabetizarles digitalmente y agregó que la red resulta muy novedosa por sus características ya que abarata los costos de la publicidad en las redes sociales al colaborar en las activaciones como la que tuvo lugar el pasado martes con el hashtag #2doInformeEdoméx.

El funcionario Pérez Zamudio declaró sin restricción alguna que esta operación es barata y “novedosa”, más si consideramos el costo de las campañas impresas o en medios en forma, aunque Sin Embargo encontró que los mencionados cursos no precisamente hacen match con las inscritas al Salario Rosa, pero lo que sí concuerda es una organización en grupos de Facebook para agradecer a Del Mazo.

PARA LEER: Más información, mucha más, en el reportaje completo, además de otro artículo sobre los bots sudamericanos del EdoMex.

Previo

Los brutales datos del tráfico de animales

Siguiente

Por la puerta de atrás: Medina Mora declina comparecer ante el Senado luego de renuncia a la SCJN

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *