El hilo que exhibe a los pederastas de Instagram

El siguiente, es un post complicado de escribir por la sensación de rabia e impunidad que dejan este tipo de acciones. Pasa que la cuenta @lauroraenletras ha denunciado el modus operandi de algunos comerciantes y promotores de lo que sin lugar a duda es pornografía infantil, además de semillero de pedófilos dentro de sus comunidades.

La mecánica es indignante y asquerosa, en redes sociales públicas que fallan en la labor de prevenir la propagación de este tipo de operaciones.

Por medio de una academia de modelaje venezolana, supuestamente, se difunden contenidos en una cuenta con más de 50 mil seguidores.

_____

_____

Las fotos por ningún lado son inocentes, sino más bien entran en lo creepy y todavía más cuando analizamos la comunidad alrededor de esta cuenta: hombres mayores que ni siquiera ocultan su identidad, comentando acerca de la -esto es lo difícil de escribir- niñas menores de 10 años. Es decir, unos pedófilos a plena vista.

La supuesta academia/agencia de modelaje estaría fallando al no reportar, bannear y borrar a estos asquerosos de su comunidad.

(Extender los tuits para ver las anotaciones de @lauroraenletras)

La tuitera, nos pregunta a todos si pensamos lo mismo. Un 94% estamos asqueados y creemos que la comunidad son seres repugnantes. Sí.

La cuenta tiene formas públicas de contacto (direcciones físicas, sitio web, correo) y respondió a las acusaciones diciendo que llevan más de 30 años de experiencia, pero el hilo muestra algo revelador que no deja dudas: una especie de servicio de suscripción.

El pago, como indica el hilo, es por criptomoneda (!), lo que convenientemente evitaría rastrear a los mismos asquerosos que comentan las fotos de menores de edad.

@lauroraenletras invita a reportar la infame cuenta, al mismo tiempo que con su hilo nos deja ver una actividad criminal y depredadora que se realiza en las mismas plataformas que muchos de nosotros usamos día a día.

¿Dónde queda la responsabilidad de Facebook/Instagram en todo esto? ¿Por qué permiten estos contenidos? ¿Por qué no bloquear esta forma de difusión para un negocio claramente turbio?

Más importante: ¿Quienes son los padres de estas menores y por qué las autoridades venezolanas nunca han investigado esta supuesta academia? ¿Hay trata involucrada?

Posdata

 

Previo

Por falta de pruebas: Liberan a uno de los principales involucrados por el caso Ayotzinapa

Siguiente

El reportaje colectivo que encuentra nuevas pistas sobre el asesinato de Miroslava Breach

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *