Tenemos que hablar de la represión a normalistas en Chiapas

Mucho se habló el mes pasado sobre una supuesta ley anti protestas para Tabasco, tierra del presidente Lopez Obrador, la cual incluso fue planteada por un diputado federal como el modelo de represión de movilizaciones sociales que debe seguir todo el país. El legislador, emanado de Morena, puso de ejemplo las protestas estudiantiles como aquellas que deben ser apagadas.

¿Para qué una #LeyGarrote en Tabasco? Porque allí pasará el Tren Maya y estaría refinería de Dos Bocas…

La declaración, por si misma alarmante, agrega lo siguiente: se defendería el libre tránsito interrumpido por aquellos que bloqueen carreteras y pidan cooperación al mismo tiempo que suspenden el peaje legal.

Entonces, aquí entra una declaración previa del presidente, quien expuso que está en contra de la represión a los disidentes apenas la semana pasada por los hechos sucedidos en la CDMX:

Prohibida la represión, dice AMLO tras marcha de mujeres

Y en marzo, afirmó lo mismo (“no hay represión”) por las protestas de maestros de la CNTE en la Cámara de Diputados, quienes se plantaron por más de 48 horas frente al recinto.

Hoy, en Chiapas la historia es que una protesta de normalistas justamente fue reprimida con fuerza y violencia.

Normalistas de la escuela Jacinto Canek fueron dispersados por la policía de Chiapas luego de haber tomado la caseta de cobro de Chiapa de Corzo – San Cristóbal. Se destaca que en la represión hubo actos dignos de los infames granaderos, con gas lacrimógeno y fuerza física fuerte.

Leemos más detalles en La Hoguera:

Por su parte, la Coordinadora de Estudiantes y Egresados de la Escuela Normal indígena intercultural Bilingüe “Jacinto Canek” dijo lamentar que a pesar de que el presidente de la República ha prometido una cuarta transformación en Chiapas “esto es otra cruda realidad” puesto que mientras boteaban para informar de su situación llegaron al lugar nuevamente fuerzas policiacas para hostigarlos.

En su comunicado señalan que comenzaron a reprimirlos físicamente y gases lacrimógenos dejando como resultado a uno de sus compañeros herido en distintas zonas del cuerpo y argumentando que ellos jamás cayeron en la provocación y las agresiones de los policías.

Lo que demandaban los normalistas era la entrega de plazas por parte de la autoridad estatal.

Previo

Conoce a la biomédica mexicana que está desarrollando un antibacterial para reducir infecciones intrahospitalarias

Siguiente

Una cervecería artesanal retó a Heineken y Modelo para que reforesten más que ellos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *