Niños sin anestesia, pasantes castigados: La tragedia de la austeridad de la 4T en salud

Apenas veníamos de la polémica de finales de abril e inicio de mayo sobre los médicos residentes mexicanos, quienes luchaban por mejores condiciones laborales luego de las amenazas de austeridad de la 4T y la administración del presidente López Obrador, y ahora (en la recta final de mayo) los recortes amenazan la integridad de los médicos estudiantes que ofrecen su servicio social.

Con los residentes el asunto quedó en que recibirían lo que ya venían percibiendo. Así lo contó Animal Político a inicios de mayo:

Por unanimidad de 121 votos a favor, el Senado de la República aprobó la reforma a la Ley General de Salud que establece que los médicos residentes podrán “recibir las remuneraciones y prestaciones estipuladas por la institución de salud, conforme a lo establecido en la normatividad vigente”.

Con esta reforma, los residentes también tendrán derecho a recibir asesoría y defensa jurídica en aquellos casos de demanda o queja de terceros por acciones relacionadas con el desempeño de sus actividades dentro de la residencia médica que realiza.

El problema con los médicos de servicio social, si bien cuenta con el respaldo de los residentes, todavía está pendiente. El contexto ahí es el siguiente (vía Excélsior):

De acuerdo con direcciones médicas estatales, la Secretaría de Salud federal dio la orden de que, a partir del 1 de agosto del 2019, se reduzca a la mitad los apoyos a los estudiantes de medicina y enfermería, además de que se cancelen en su totalidad los recursos destinados a los alumnos de odontología y otras áreas afines a la salud.

Mediante el oficio DGCES-DES357-2019 la dependencia solicita a las áreas médicas un informe del número de alumnos que dan servicio a la población por 900 o 3 mil 600 pesos, los cuales serán reducidos a la mitad sólo en médicos y enfermeras, y las otras disciplinas no tendrán derecho.

¿Por qué golpear con la austeridad a aquellos jóvenes que nutren los turnos y labores más pesadas de las clínicas de salud pública? ¿Por qué dar preferencia a multas por cancelar obras y apoyo a gustos personales de algunos, como el béisbol?

***

El ahorro en un derecho humano, como la atención médica y el sustento de quienes la ofrecen, se ve reflejado en otras decisiones de la 4T.

Por ejemplo, los doctores del Hospital Médico Infantil de México Federico Gómez del Instituto Nacional de Salud. prácticamente están rogando al presidente López Obrador que les permitan trabajar (en beneficio de los mexicanos) de una manera competente y con recursos. ¿Por qué? De entrada, gracias a la bendita austeridad, tienen que recortar en un 50% los procesos de anestesia. Esto de por sí es distópico en cualquier clínica, pero la cosa es más triste cuando recordamos que es un hospital in-fan-til.

_____

_____

 

Del mismo hospital, esto dice Pablo Lezama, médico Jefe de Cirugía Oncológica:

Para aquellos fríos de corazón, sólo hay que tener en cuenta este dato, un hospital in-fan-til que tiene que reducir su capacidad operativa hasta en un 40%. Una tragedia.

Por supuesto, el caso del Hospital Infantil no es el único, ya qu de manera anécdotica se van sumando testimonios sobre los estragos de la austeridad de la 4T sobre médicos y pacientes:

 

 

Previo

Guillermo Del Toro, mexicano ejemplar, pagará viajes de niños matemáticos rumbo a competencia en Sudáfrica

Siguiente

En Tijuana: Sin medicinas ni camas, mueren bebés en Hospital General

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *