La mexicana Elisa Carrillo gana el más prestigiado galardón de la danza clásica en el mundo

Elisa Carrillo es una mexicana ejemplar y que está haciendo historia. En abril de 2019 se difundía que había ganado el Premio Alma de la Danza, que sería como una especie de Nobel de dicha disciplina, y casi un mes después nos enteramos que ha ganado el Benois de la Danse, galardón que medios nacionales como “el Oscar de la Danza”.

O en conceptos simples para aquellos que no somos cercanos a dicha escena: se está consolidando a Carrillo como una de las mejores bailarinas vivas a nivel mundial.

Los específicos los leemos en un cable de Notimex vía El Financiero:



La bailarina texcocana se convirtió en la primera latinoamericana en recibir tal distinción, en una ceremonia realizada en horario nocturno de la capital rusa en el Teatro Bolshoi, donde la Asociación Internacional de la Danza le entregó el mayor galardón del arte coreográfico.

El reconocimiento como Mejor Bailarina lo obtuvo por su papel de Julieta en la obra Romeo y Julieta, estrenada en mayo de 2018 por el Staatsballett Berlin (Ballet Estatal de Berlín), del que es la principal figura femenina.

El año pasado el mismo premio, pero en categoría masculina fue para el tapatío Isaac Hernández, quien expone (como Carrillo) que esto no sería posible sin constancia ni disciplina. Hay talento, y no solamente falta apoyarlo, sino también cultivarlo día a día.

_____

_____

Isaac Hernández: el precio del éxito

Sobre Elisa Carrillo:

Elisa Carrillo es mexicana, mexiquense y bailarina. Desde hace unos años está haciendo historia dentro en el mundo de la danza, ya que -por ejemplo- en 2016 fue la primera  que logra ser Prima Ballerina de una de las compañias más importantes de Europa y del mundo del ballet.

Ha recibido, además del Benois de la Danse, el  Premio Alma de la Danza  en Rusia. Esto es un escalón más en el largo camino de la originaria de Texcoco, quien a los 6 años inició estudios de danza clásica y a los 9 ingresó a la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del INBA. A los 14 años, representó a su Escuela en el Concurso Infantil y Juvenil, obteniendo medalla de oro y una beca para continuar sus estudios en The English National Ballet School, en Londres, Inglaterra.

 

Previo

Científicos piden el reconocimiento de los derechos de la naturaleza

Siguiente

Zoé Robledo llega al IMSS luego de salida de Germán Martínez

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *