La austeridad mata, presidente / #VueltayVuelta

Vuelta y vuelta es una columna de Carlos Aguirre


Stuckler y Basu escribieron un texto sobre los efectos de la austeridad en las políticas públicas y descubrieron que hay un impacto directo con la vida de las personas. En él descubrieron algunas hipótesis interesantes que aquí rescato:

“Es importante resaltar que no son sólo los recortes sobre el sistema sanitario los que suponen un daño potencial para la salud de la población, sino que todas las políticas que redundan en un incremento del desempleo y la desprotección social (especialmente de los más desfavorecidos) tienen un efecto directo en el empeoramiento del estado de salud.”

  • “Un estudio del año 2009 reveló que las personas que  carecen de atención sanitaria tenían un 40 por ciento más de  posibilidades de morir prematuramente que quienes disponen de ella”.
  • “En Italia se ha producido un enorme aumento en los certificados de defunción por suicidio etiquetados como “debido a motivos económicos”
  • «Las viviendas públicas y los subsidios a la vivienda son la mejor medicina para contrarrestar los riesgos de salud que corren las personas sin hogar».
  • “Los recortes son seriamente perjudiciales para su salud.”

Sobre las primeras hipótesis y la relación entre austeridad y salud, ha quedado demostrado que el gobierno de AMLO ha recortado en 30% los recursos para salud, lo que se ha traducido en despido de personal y tenían congelados 2 mil 400 millones de pesos, recientemente liberados, 800 de ellos. Todo esto en aras de la austeridad republicana. Además de eso ya se ha documentado la escasez de medicinas y vacunas, lo que evidentemente aumenta el riesgo de muerte para las personas, como se argumenta en el texto de Stuckler.

Además de ello, relacionado con sus argumentos sobre el suicidio por problemas económicos, recientemente se reportó que los recortes en Centros de Investigación han provocado situaciones laborales no deseadas al prohibir cargar teléfono, prender ventilador e incluso trabajar en los laboratorios: el nivel de estrés laboral que eso provoca es para considerar, ya lo hizo en un excelente trabajo, la Revista Magis, donde expone sobre los efectos perjudiciales de la precariedad de derechos laborales en la vida de las personas. Las medidas de austeridad que provocan disminución de salarios hasta en un 50% para un trabajador ordinario pueden ocasionar altos niveles de depresión, y como lo demuestra Stuckler, hasta suicidio.

En el centro del debate debe estar combatir el enriquecimiento ilícito, el despilfarro de recursos, la disminución de la parafernalia del poder y el combate a la corrupción. Pero hacer recortes presupuestales con machete puede matar y el presidente está frente a esas consecuencias: ojalá la austeridad no cobre muertes, ojalá el presidente reaccione sobre su política de austeridad para que el estudio y datos de Stuckler y Basu no nos alcancen en la realidad.

Previo

Senador de Morena defiende a AHMSA y Lozoya, mientras que la oposición pide ir más a fondo

Siguiente

Veintiún meses de encierro y un día de victoria

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *