En Tijuana: Sin medicinas ni camas, mueren bebés en Hospital General

Tan sólo hace unas horas en Tercera Vía hacíamos un recuento de la tragedia en los tiempos de austeridad del Gobierno Federal, donde retomamos el caso de los jóvenes médicos pasantes y residentes que han tenido que exigir una remuneración justa ante los recortes presupuestales. Todavía peor es el caso del Hospital Nacional Infantil que tiene que reducir su capacidad en un 30% debido a que lo han dejado sin recursos suficientes.

¿Los que pierden? Los pacientes.

Y ahora leemos en La Jornada otra situación lamentable, en un hospital de Tijuana trece bebés han fallecido no por mala práctica o defectos no tratables sino por la falta de lo más básico: infraestructura y medicinas. Lo que sucede es tan grave que, reportan, incluso hay casos donde no se sabe la causa exacta de muerte ya que ni siquiera hay suficiente material como para realizar análisis clínicos.

Mientras la muerte de los recién nacidos en los últimos tres meses es una de las narrativas más desgarradoras, la austeridad se expande a todos los grupos de edad. Dice el reportaje:

El hospital cuenta con apenas 220 camas y el director Zúñiga Gil apuntó que hacen falta 300 más para más o menos desahogar el trabajo. Aunque existen otros factores que no les permiten avanzar.

Ha llegado la Cruz Roja y les paramos la camilla porque ya no tenemos capacidad. Este hospital cuenta con 220 camas en la torre; medicina interna tiene 26, y pediatría 32. Es muy pequeño para toda la población, advirtió el jefe de urgencias y relató que suele ver a pacientes llevar su propia silla para esperar a ser atendidos en urgencias, y esa espera ha sido hasta de ocho días. Ahí sentados se les hace el tratamiento que se puede.

Cirugía tiene 28 camas que son usadas a diario para urgencias. Según el manual de procedimientos del hospital, debería haber una cama disponible para cada paciente que llega. Una utopía, consideran, ya que nada más el Seguro Popular tiene en el padrón de la ciudad 500 mil afiliados y todos llegan al Hospital General.

Aunque el Hospital General de Tijuana es del gobierno estatal, este instituto atiende a todos aquellos que no tienen IMSS y se abonaron al programa Seguro Popular, el cual es de orden federal.

Una escena más, narrada por los reporteros de La Jornada, en la que se expone que no hay ni lo básico para un dolor:

Luis Adán Carrillo, jefe del área de urgencias, dijo que en 2018 el hospital general atendió 72 mil urgencias, es decir, más de 197 al día en promedio, y recibe pacientes de Tijuana, Tecate y Rosarito. Atendemos a la gente con menos recursos y tenemos que decirle que deben ir a la farmacia por ketorolaco para calmarles el dolor, a sabiendas de que no tienen dinero.

CONOCE MÁS DEL TEMA

_____

_____

El reportaje de A. Ramírez y M. Cuéllar de La Jornada Baja California está disponible completo aquí.

 

 

Previo

Niños sin anestesia, pasantes castigados: La tragedia de la austeridad de la 4T en salud

Siguiente

Greta Thunberg: La pequeña que levantó a mil 600 ciudades para detener el Cambio Climático

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *