¡Co-creemos procesos abiertos de ciencia y tecnología por el bien común!

Un Manifiesto de Juan David Reina-Rozo
[juandax@riseup.net]

La ciencia y tecnología tradicionales se caracterizan entre otras cosas, por ser actividades cerradas donde solo participan “expertos/as” e “investigadores/as” educados/as en la formalidad de la academia, principalmente a nivel de estudios de posgrado, puedan ser estos de maestría, de doctorado o pos-doctorado. Así mismo, por concentrarse en productos, patentes y/o artículos en revistas internacionales, como objetivos finales pierde su sentido de ser medio para la creación de una sociedad saludable y autónoma. Sin embargo, esta visión de la construcción de la ciencia y la tecnología dista de la construcción del conocimiento como un proceso humano, abierto, colectivo, tradicional y sobre todo continuo que genere conocimiento libre.

Históricamente la ciencia y la tecnología han estado separadas de la sociedad en su conjunto. Desde torres de marfil y/o laboratorios descontaminados (en términos generales) se crean soluciones excluyentes, serviles al mercado, como un fin en sí mismo. Además, en estos espacios la co-producción de conocimiento y la materialización de sus resultados están frecuentemente en disputa. Por tanto, el objetivo de este manifiesto es realizar una invitación entorno a la urgente necesidad de co-crear procesos libres y amplios de ciencia y tecnología para el bien común, donde los sectores marginados y excluidos en diversas geografías y calendarios puedan participar activamente de estos.



dav

Estos procesos, deben ser ideados colectivamente, tener una mirada a futuro, pero con los pies en el presente y puestos en práctica a través de la participación real de los individuos. La inclusión y participación no debe concentrarse solo a nivel consultivo y/o en una etapa del proceso, es apremiante que sean espacios abiertos y donde las diversas colectividades puedan tomar decisiones y acciones en el mismo. Estos deben ser pro-activos, de largo aliento y con diferentes objetivos para las comunidades involucradas entre ellos, pero no excluidos a la formación, la creación, la experimentación, la solución de problemáticas prioritarias y la exploración de oportunidades y anhelos en el territorio.

De estar manera, debemos fomentar que tengan en cuenta el diseño, la cultura, los conocimientos tradicionales y ancestrales, el entorno natural, las relaciones ecológicas y la capacidad de cada una de las personas para transformar su mundo y su realidad. Lo que se trata es de fortalecer la autonomía y auto-determinación de los pueblos para crear su propia ciencia y tecnología desde abajo y colectivamente. Así mismo, debemos ampliar e incluir a más protagonistas, tales como comunidades de base, movimientos sociales, activistas, hackers, hacedores/as (miembrxs del movimiento maker), estudiantes, organizaciones de la sociedad civil en redes auto-organizadas.

dav

Priorizar recursos de base y auto-gestionados, movilizar motivaciones, afinidades y sueños comunes son necesarios para iniciar. Además de re-significar lugares para la co-producción de conocimiento, tales como talleres, carpinterías, cocinas, malokas, centros sociales, entre otros. Allí se llevan a cabo encuentros, charlas, discusiones, pero también son realizadas actividades científicas que aunque no siguen procesos formales, si son escenarias para la experimentación y la creación de nuevo conocimiento y de herramientas y tecnologías comunales de forma colaborativa.

La colaboración como eje fundamental de una Otra ciencia y tecnología, debe basarse en la solidaridad y la afectividad. Fortalecer la dinámica relacional entre los participantes y sus comunidades es la base de estos procesos, enfrentada a las dinámicas transaccionales contemporáneas del capitalismos neoliberal. Es esta medida, la generación de otras relaciones entre las personas y colectividades involucradas en estos procesos se transforma y por ende transforma sus resultados. Debemos crear senderos para caminar estos procesos, que cada paso aprendamos juntxs y cada avance se comparta con la humanidad y se tomen nuevas conciencias.

_____

_____

Es necesario abrir los espacios tradicionales en la academia, e incluso crear nuevas instituciones y organizaciones que cumplan con esta función de permitir que la sociedad en su conjunto participe y pueda generar diálogos de saberes inclusivos y transformadores. Por tanto, lo que a partir de este manifiesto defendemos es la oportunidad de co-crear procesos de ciencia y tecnología para el bien común, el buen vivir y el pluriverso. Es una invitación para ensayar, intentar, explorar, experimentar y prototipar un Otro mundo y por lo tanto una Otra ciencia y tecnología. Es una invitación para un decir-que-hace y senti-pensar nuevas/tradicionales formas de encontrarnos para conocer y crear juntxs.

Esta entrada es parte de un esfuerzo colectivo por construir una Red Latinoamericana por la Ciencia Comunitaria. La iniciativa inició con el encuentro de diversos proyectos de Ciencia Libre, en el marco del Encuentro ConCiencias por la Humanidad, convocado por lxs compañerxs zapatistas a finales del año 2016.

Previo

Elisa Carrillo es la primera mexicana recibe el Premio Alma de la Danza

Siguiente

Mar de sangre

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *