Piden que Pasión de Cristo en Iztapalapa sea patrimonio cultural de México

El Gobierno de México recibió de manos de actores de la 176 Representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa la carta en la que solicitan que esta tradición sea reconocida como patrimonio cultural intangible de la nación, paso previo para solicitar ante la Unesco que se le declare Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Al Salón Tesorería de Palacio Nacional llegaron Jesús, María y Poncio Pilatos, representados respectivamente por José Antonio Reyes, Darinka Pineda y Alfonso Ramírez.

Caracterizados, los actores se presentaron ante la titular de la Secretaría de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, para solicitar que el gobierno federal impulse el reconocimiento de esta festividad religiosa que se realiza desde hace 176 años en los días correspondientes a la Crucifixión de Jesús durante la Semana Santa.

Frausto aseguró que se atenderá la solicitud de la comunidad de Iztapalapa para impulsar el reconocimiento cultural de esta festividad.

“El patrimonio cultural intangible, el patrimonio cultural vivo, uno de sus factores más importantes son sus portadores, son quienes lo viven, son quienes lo recrean, son quienes lo imaginan, son todos aquellos oficios relacionados”, manifestó la funcionaria federal.

Los actores estuvieron acompañados de la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, quien solicitó a Frausto que el presidente inicie el trámite correspondiente ante la Unesco para lograr el reconocimiento de esta tradición característica de la identidad cultural de la Ciudad de México.

“Se trata del teatro de masas más grande del mundo, con la participación de más de 12 mil actores de la propia comunidad, de los propios barrios de Iztapalapa”, puntualizó Brugada.

Por su parte, Lucía García Noriega, directora de Patrimonio Mundial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), asegura que la labor de esta instancia es respaldar iniciativas como ésta. Y destacó que se trata por ahora de un primer paso. “Hay otra parte fundamental, que toma tiempo, que es preparar los expedientes técnicos que requieren de investigación y requieren de soporte muy eficaz para que no sean rechazadas las solicitudes”.

Agregó que la iniciativa está basada en la comunidad de los ocho barrios de Iztapalapa. “La riqueza la tiene y está apoyada por un soporte comunitario de dos millones de personas”.

Si los procedimientos de la solicitud avanzan sin contratiempos, el reconocimiento de la Unesco podría otorgarse en un periodo menor a dos años.

En la petición estuvieron presentes el Coordinador General de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República, Jesús Ramírez; el director general del INAH, Diego Prieto; la propia Lucía García Noriega y una representante del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas e integrantes de las fiestas populares de los pueblos y barrios de Iztapalapa.

_____

_____

Previo

Devuelven patrimonio arqueológico a México

Siguiente

Natalia Rojas #VocesVioletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *