La inversión, lo político y lo orweliano.

Dario Riva Palacio (@dariorp), y Eduardo Mejía

En esta entrega, abordamos la cuarta ronda de participaciones de 5 doctores en Economía de la Fes Acatlán de la UNAM. El tema que pone sobre la mesa el moderador es la intervención del Estado en la economía; y en ese sentido, la relación de este con la iniciativa privada. Aquí aprovechamos para mencionar que esta discusión enarbola dos posiciones económicas encontradas en el pasado, pero con vigencia en la discusión actual. ¿Debe intervenir el Estado (con inversión) para apuntalar la economía buscando estimular la demanda, o debe evitarse, con el objetivo de dejar el terreno a la inversión privada?

Abre la ronda la Doctora Mónica Mimbrera, quien describe estos 6 años como un posible puente de transición en el que será importante conjugar recursos públicos y privados; nacionales e internacionales. Algo que le preocupa es que AMLO insiste en el tema de las refinerías, que si bien es importante, muchos países en el mundo están pensando en energías renovables. Para cambios industriales de este tamaño, sería necesaria la presencia del sector privado y del sector público.

El Dr. Javier Galán se pregunta ¿cuál es el enfoque teórico que está utilizando el actual gobierno? Pareciera ser neokeynesiano, que no es izquierda ni derecha.

Contextualiza el Dr. Jorge Feregrino desde una óptica internacional, haciendo referencia a varias escuelas de pensamiento, como la agenda que promueve el premio nobel Joseph Stiglitz, Scioli, …, que hablan de cómo industrializar y como abordar la revolución 4.0 (es decir la informática). Para que México pudiera incurrir en esta, apenas se están dando las condiciones.  

Para el Dr. Jorge López es deseable pero difícil romper con la ideología del Crowding out, cuando se busca un Crowding in, es decir, inversión de gobierno que estimule la inversión privada. El gobierno no lo puede hacer todo solo. Y si el mundo se está cerrando, nosotros también tenemos que voltear hacia el mercado interno.

El Dr. Andrés Rosales plantea que si no hay inversión privada, debe entrar la inversión pública. El gobierno debe reactivar la inversión facilitando las condiciones iniciales para atraer la inversión privada. Se privatizó la banca, las minas son extranjeras, así el ferrocarril, ….

Le apuesta a esta política de construir la refinería y el tren maya, que generará empleos y hará fluir el capital internacional. De acuerdo a la CEPAL, el gobierno debe producir los bienes nacionales que el país demanda, no importando que no sean de componente tecnológico elevado;  que aunque sería lo ideal, no significa que tengamos que dejar de producir gasolina (incluso para exportar), maíz u otros bienes nacionales que demanda y consume el mercado interno. Si no lo producimos aquí, lo compramos del exterior, y parte del crecimiento también se va.

***

Nosotros no vemos viable en el corto plazo una transición de modelo energético, ante la capacidad instalada vigente; pero sí propondríamos hilvanar un programa educativo, de investigación y de infraestructura en energías renovables en paralelo a la industria petrolera. Respecto al comentario de los doctores Mimbrera y Galán, respondemos que vemos que la refinería para el gobierno es en primer momento un tema de seguridad energética, con el objetivo de sustituir importaciones de gasolinas que consumimos, y así coadyuvar a una disminución o mantenimiento de los precios de transportación (es decir gasolinas) que incentive la movilidad económica.

Aunque no citado, ante el comentario sobre el CONAHCYT (Consejo de las Humanidades, Ciencias y Tecnologías), queremos decir que el cambio de nombre es significativo al contribuir con las humanidades y las sociales a las ciencias y tecnologías al servicio de la ética y la responsabilidad social. La disminución del gasto en el rubro está centrada en desvíos hacia iniciativa privada y outsourcing, pero se ha cuadruplicado el apoyo a ciencia básica respecto a 2018.

Respondiendo a la pregunta del moderador, constatamos que el gobierno de AMLO ha estrechado lazos con el sector privado como se puede ver con su Consejo Asesor Empresarial.

El gobierno actual ha mostrado su decisión en incentivar la demanda a través de la inversión. Será imprescindible estudiar la composición de la inversión agregada (es decir, su participación de gobierno y su participación privada) en los grandes proyectos de infraestructura que anunció Andrés Manuel López Obrador en campaña y sostiene en el ejercicio de su cargo, como el Tren Maya, el corredor Transistmico, la pavimentación de caminos rurales y la rehabilitación de los puntos aeroportuarios entre otros.

Será necesario un rigor técnico, aunque no tecnócrata, para cimentar las bases de un modelo no solo de crecimiento, sino de desarrollo. Un modelo heterodoxo. Respeto; igualdad y justicia es lo que requiere México. Nosotros no somos “los locos sólo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; sólo somos lo otro, lo no ortodoxo” (parafraseando textualmente a @oscardelaborbol).  

***

Queremos aprovechar la columna semanal para mencionar el suceso que se posicionó sobre la agenda. Denunciamos tenazmente y repudiamos la detención arbitraria de Julian Assange, que representa un embiste orweliano en contra de la libertad de expresión. Quien oprime la expresión y la libertad, pasará por el escrutinio de la historia de la humanidad.


Vídeo Recomendado

Previo

Te nace el valor de ver sufrir a tu gente

Siguiente

¿Qué tal está 'Tijuana', la nueva serie de Netflix sobre el periodismo en México?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *