La hazaña de Katie Bouman, la mujer científica que hizo posible de la foto del agujero negro

El enorme acontecimiento que ha sido la primera fotografía de un agujero negro, un hecho sin precedentes en la ciencia y la comprobación de una de las teorías más interesantes sobre nuestro universo, es un claro ejemplo de ciencia colaborativa en la que incluso hubo elementos mexicanos presentes.

Un telescopio mexicano es pieza clave en la fotografía del agujero negro

Así lo explicamos hace unas horas, con especial mención del telescopio mexicano localizado en Puebla que fue parte importante el Telescopio Horizonte de Sucesos (EHT):

El hito se ha anunciado en una serie de seis artículos científicos publicados hoy en una edición especial de la revista Astrophysical Journal Letters. La imagen muestra el agujero negro en el centro de Messier 87 (M87), una galaxia masiva situada en el cercano cúmulo de galaxias Virgo. Este agujero negro se encuentra a 55 millones de años luz de la Tierra y es 6.500 millones de veces más masivo que el Sol.

Para lograr esta imagen se han conectado las señales de ocho radiotelescopios repartidos por todo el planeta, incluyendo un telescopio mexicano, y se ha logrado formar un telescopio virtual del tamaño de la Tierra con una sensibilidad y resolución sin precedentes.

***

Otra parte de la historia es la gran hazaña de Katie Bouman, una científica que tiene poco de haber egresado del MIT, que ha sido parte esencial para la creación del EHT al haber ideado un algoritmo indispensable para fotografiar el agujero negro.

  • El agujero negro está localizado a 55 millones de años luz de la tierra, en la galaxia M87.
  • Para comprobar eso y tener la fotografía fueron necesarios ocho telescopios, incluido el de Puebla.
  • Se necesitaron datos de los ocho, los cuales recabaron datos por diez días.
  • Los datos generados a partir de ahí medían alrededor de 350 Terabytes.
  • ¿Qué hacer con eso? Ahí entra el aporte de Bouman: su algoritmo transformó esa información en la imagen.
  • El algoritmo se llama  CHIRP (Continous High-resolution Image Reconstruction), parte de un esfuerzo colaborativo en el que cada integrante fue esencial.

Por la mañana se volvió viral la imagen de Bouman con los 350 TB, de manera literal:

La cuenta del MIT CSAIL incluso comparó a Bouman con otra gran científica: Margaret Hamilton, quien escribió el código que permitió llevar el hombre a la luna.

Aunque ha sido bastante mediático el rol de Bouman, ella es la primera en insistir que desde el tema de los telescopios hasta la implementación del algoritmo, en el acontecimiento de hoy existen muchos responsables.

 

 

Previo

Diputados locales de Yucatán legislaron contra el matrimonio igualitario

Siguiente

Estará al frente de la Guardia Nacional un militar que fue colaborador de Calderón en guerra contra el crimen

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *