“La garganta de la noche” y otros poemas de Daniel R. Leyte

Daniel R. Leyte (CDMX, 19 de Octubre de 1990) Es co-Editor y fundador de Ojo de Golondrina Editorial y Cuadernos Reciclados junto con Liborio Tinajeros. También Colabora en el Comité Editorial Mantra Edixiones.

Es autor de dos poemarios: La Garganta De La Noche, (Ojo de Golondrina Editorial, 2017) y Epitafio (Anti/ Editorial Dipsomanía Poética, 2017). Ha publicado en diversas revistas literarias físicas y digitales.

A continuación presentamos tres poemas:




La garganta de la noche

Ebrio

con el corazón hecho añicos

intentas llegar a casa

_____

_____

pero recuerdas que para tu padre eres un lote baldío

continúas enardecido en medio del asfalto

el alumbrado público te ilumina como a un rockstar.

Encendiendo un cigarrillo recuerdas los momentos alegres

y los tristes quemando las naves

entregándote al tarro de pulque reposado

eliges alguna banqueta

algún parque

algún hotel de mala muerte

pero no existe nada de valor en tus bolsillos

sólo la cavidad de una ciudad ausente/ intranquila.

Arrojas tu cigarrillo

y los perros aúllan la melodía de tus veintitrés años.

Te miras perdido/ melancólico

pero a pesar de estar desvencijado

sabes que perteneces

a la generación que se convirtió a una religión

que puede medirse por su capacidad de revivir a los muertos

la bendición de nacer en la era de antes y después

de Jim Morrison

de vivir con delincuentes/ ángeles caídos

con la banda de corazones solitarios.

Penetras la garganta de la noche

embarras acidez sobre el calvario de un cristo traicionado.

Esta es la imagen trémula de lo que jamás pudo pasar.

Alabados sean el Rey Lagarto

y San José Cuervo.

Hágase su voluntad.


 

Amnesia

 

Siembran sombra

y crían cuervos que les sacarán los ojos,

desnucarán cabezas calvas,

poblarán noches no guardadas

en ningún rincón de la memoria.

Max Rojas

Amo a una mujer anticipada al día de mi procesión.

Me refugia para no andar por el mortuorio vericueto

de las tempestades que aún no conozco.

Somos sutiles/ amnésicos

que siembran sombra

y cosechan lo indeleble de los sueños/

relámpagos convulsionando fieramente.

No importa si al final

ella termina con el suicida preparado

para ejecutar su acto transformista.

Pronto seremos

una oscuridad terriblemente melancólica/

rostros sin voz/ encarnación de pánico/

recuerdos que desnucarán cabezas calvas

y poblarán noches no guardadas

en ningún rincón de la memoria.

Seremos el falso rumor

de que un día

el amor existió.

 

 


 

Ángel intoxicado

Ella perdió el control

ella ha vuelto a perder el control,

gritó estirada en el suelo:

Amigo eh vuelto a perder el control.

Joy Division

Melancólica y terriblemente jodida

ella perdió el control

víctima de un dios quejumbroso

dañada por la ausencia del padre

de un amor que se creía indestructible.

La envolvió una brisa de confusión

resultándole imposible conciliar la calma

sus ojos lo decían todo: ha vuelto a perder el control.

Infortunio de su propia destrucción

no puede contenerse

quiere huir pero no sabe a dónde.

Piensa en follar para ahuyentar el deseo de muerte

beber hasta arrastrarse fumar hasta incendiar el alma

convulsionar en el abismo de su eterna caída.

“Ángel intoxicado de la noche estoy tan miserable

recoge este ataúd de carne porque ya no soporto ésta mierda de vida.”

dice la nota junto a la ventana

donde trastornada se arrojó a los brazos del demonio

desplomándose como el cuervo que busco el suicidio

por el rechazo de la golondrina.


 

Efecto mariposa

No puedes cambiar a alguien

sin destruir lo que fue.

Oasis

El plan era rescatarte del peligro,

el desenfreno, de mí.

La mente es una cinta con cambios repentinos de escena, te manifiestas en cada una con una imagen diferente, te veo feliz, en otras deambulas por callejones oscuros, en otras más eres la mujer que siempre quise.

Recuerdo mi infancia,

a mi padre en el psiquiátrico,

a mi madre desahuciada en el Hospital,

a mi mejor amigo amarrado con camisa de fuerza diciendo que yo debería estar ocupando su lugar.

Mi cabeza da tantas vueltas y escribo diarios para retener mis acciones

y todo gira en tí,

en cuídate y mantenerte a salvo,

en saber que en cualquier momento la escena será diferente y no podré retroceder el tiempo,

en descubrir la manera en que este maldito transtorno me lleve de vuelta al momento en que te conocí.

Ahora lo sé,

El plan nunca fue mantenerte a salvo sino encontrar la salida a este aleteo de escenas que jamás sucedieron.

 

Previo

Ya renunció Mario Bellatín al FONCA

Siguiente

Natalia Oroño #VocesVioletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *