Asperger: una condición de vida, una forma de ser y de percibir

Por Wendy Aceves Velázquez

El Síndrome de Asperger es una condición de vida, una forma de ser y de percibir este mundo. Una persona con Asperger no tiene ninguna característica física en particular, todas son conductuales: quiere relacionarse, pero no sabe cómo hacerlo, por lo que puede parecer antisocial, aislado y hasta arrogante. Generalmente no mira a los ojos o no sostiene la mirada, -sin que eso signifique que no esté poniendo atención-. Repite frases o discursos de los adultos, habla en tercera persona y tiene un tono de voz peculiar. Le cuesta comprender las reglas sociales, dar las gracias o esperar su turno, pero a la vez puede llegar a emplear un lenguaje muy formal y tener una excelente ortografía.

En cuanto a comunicación, un niño en condición de Asperger tiene dificultad para comprender el lenguaje corporal y no asume roles, por lo que no jugará a ser el papá o la mamá o al doctor o la maestra. Puede tener una marcada tendencia a apilar, ordenar o alinear objetos.

Los procesos de pensamiento también son distintos, pues una persona con Asperger no entiende los sarcasmos o las metáforas, dobles sentidos o chistes, ya que su manera de pensar es concreta y lógica al grado de que se interesa en temas precisos como pueden ser los dinosaurios, los minerales, las banderas o los trenes. Estos intereses tan particulares y profundos los vuelven unos expertos en el tema.

A nivel sensorial, les suelen molestar ciertos ruidos, -por lo que es común que cubran sus oídos-. Son selectivos en cuanto a sus alimentos y pueden tener alteraciones del sueño.

Estas conductas no son permanentes, tienden a mejorar de acuerdo al apoyo que va recibiendo la persona en condición de Asperger, indica María Elena Anguiano, investigadora de UDGVirtual y quien ha estudiado esta condición durante varios años.

“El área de socialización es una de las que puede tener más afectación, son los niños que se ven solos en el kínder, se aíslan, no tienen buena relación, no interactúan con sus pares, pero no es que no quieran, es que no saben cómo hacerlo. En cuanto a las habilidades de procesos de pensamiento como entender sarcasmos o metáforas, no quiere decir que no lo lleguen a desarrollar, sino que en un primer momento es una dificultad”.

 

¿Es una discapacidad?

El Síndrome de Asperger no es una discapacidad intelectual sino psicosocial. Es un trastorno del neurodesarrollo del tipo del espectro autista que hace que la persona tenga problemas en el área de comunicación, interacción social, conductas e intereses restringidos, como los antes descritos.

María Elena Anguiano, quien también colabora en el Cuerpo Académico de Inclusión – Marginación en la era digital de UDGVirtual, destacó que no hay una prueba de sangre, orina o encefalograma que haga evidente la condición.

“Un diagnóstico con pruebas clínicas te puede costar de los 4 mil a los 10 mil pesos y cuando te diagnostican, lo hacen como una persona en el Espectro Autista de tipo Asperger, porque no es lo mismo el autismo severo o típico que una persona en condición de Asperger que comparte características, pero no tan acentuadas”.

_____

_____

El diagnóstico del Síndrome de Asperger es más frecuente durante la primaria, cuando es evidente la rutina o aislamiento del infante “pero conozco casos de niños que se auto diagnostican después de que buscan información en internet, -pues suelen decir que se sienten de otro planeta-, y encuentran relatos o historias parecidas a las suyas y caen en cuenta de que tienen la condición de Asperger, o personas que cuando tienen un hijo y lo llevan a diagnosticar, se dan cuenta de que también tienen la condición, o un tío o abuelo”.  

 

Sin estadísticas

En México no existen cifras en cuanto al número de personas en condición de Asperger.

“A pesar de que Jalisco tuvo una notoria participación en el Foro de Consulta del INEGI para incluir preguntas que nos indicaran con mayor precisión el tipo de discapacidades que tenemos en el país y de que Jalisco reportó 73 propuestas de la sociedad civil y de organizaciones que trabajan en pro de las personas con discapacidad, en el próximo censo de población y vivienda del 2020 tampoco se van a considerar las propuestas y no sabremos o seguiremos sin saber cuántas personas hay en México con Síndrome de Asperger”, resaltó la investigadora de UDGVirtual.  

En 2015, la Asociación Norteamericana Autism Speaks realizó en León, Guanajuato un estudio de prevalencia y encontró que hay una persona por cada 115 habitantes con la condición en el espectro Autista.

Por otra parte, el trabajo de investigadores británicos indican, que la prevalencia es en alrededor de uno de cada 100.

 

18 de febrero #DíaInternacionalAsperger

Concientizar sobre este trastorno y pedir mayor tolerancia y comprensión es uno de los objetivos de esta conmemoración, la cual lleva el nombre del investigador, pediatra y psiquiatra austriaco Hans Asperger, quien escribió por primera vez sobre este síndrome en los años cuarenta.

En 1981, la psiquiatra británica Lorna Wing propuso que estas conductas y comportamientos llevaran el nombre del precursor de los estudios, Asperger, y fue hasta 1993 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la categoría diagnóstica del Síndrome de Asperger en la Clasificación Internacional de las Enfermedades.

No obstante, el investigador de UDGVirtual, Tonatiuh Lay Arellano, refirió que la clasificación y el concepto del Síndrome de Asperger se encuentra en debate luego de que desapareciera de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales, de la Asociación Americana de Psiquiatría, para fusionarse en lo que hoy conocemos como Trastornos del Espectro Autista.

Lo anterior ha causado confusión tanto en los profesionales relacionados con el tema como en los familiares de personas con Asperger y autismo, por lo que es necesario tomar en cuenta las siguientes consideraciones, abundó Lay Arellano:

  • No es una enfermedad. Si bien su definición clínica se encuentra en manuales que llevan como título “enfermedad”, se trata de una condición que trasciende el modelo médico, pues también es una construcción social, histórica y sociológica.
  • Hasta este momento no existe ninguna prueba de laboratorio para detectarlo, si bien algunos estudios en el extranjero buscan coincidencias genéticas, todavía no se tiene evidencias concretas.
  • Una persona con Asperger no tiene ninguna característica física en particular sino conductuales.
  • No hay una estadística oficial en México para conocer el número de personas con Asperger.
  • Una persona con Asperger está interesada en las relaciones sociales, pero no sabe cómo acercarse a sus pares, por lo que pueden parecer antisociales, aislados o incluso arrogantes.
  • Existen testimonios que descubren que un adulto es Asperger sólo cuando se ha diagnosticado con tal condición a su hijo, hija, nieto o nieta.

Previo

Vaticano levanta castigo a Ernesto Cardenal, quien está hospitalizado

Siguiente

La científica que sigue revolucionando la genética

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *