Ana Gabriela Asturias González #VocesVioletas

#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y Latinoamérica.

Ana Gabriela Asturias González (Guatemala, 1989). Estudiante de la Licenciatura en Letras en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Ha participado en varios recitales de poesía y ha publicado parte de su trabajo en la revista literaria Soluna, Revista D, Te Prometo Anarquía, y Mandrágora; habiendo publicado en conjunto con Proyecto Editorial Zopilotes, la antología Poesía inmediata: el abismo por madrugadas en 2015. También participó en el festival “Poesía versus diferendo” llevado a cabo en Belice, y en el evento “La poesía es mi visa” realizado en San Cristóbal de las Casas, México; ambos en 2018.

A continuación presentamos una breve selección de su obra poética:


*

Ansias redimidas
a la insondable
contemplación
de la propia nada
Despertar convulsivo
que guarda sus sueños
en la cercenada
sesión del auto-odio

Emerger
tan solo
para reproducirse
indefinidamente
Brotar
de la misma forma
una y otra vez
trágicamente
terriblemente
tan solos


*

Tragar ahogados vacíos
Borrar sílabas oscuras
horas que recorren
la ilusión
de despertar en sosiego
en brazos de otras horas
oasis del sentimiento
adormecido
por un momento
al fin
la calma


*

La derrota frente al mundo
cuerdos que no existen
sosteniendo cuerdas
que sostienen nada
miles y miles
fingida estameña
rodando hacia el
destierro perpetuo
del caos
no hay descanso
eterno anhelo
qué es la eternidad
sino una ilusión
sucesión de lo humano
de lo ajeno y propio
de lo propio en lo ajeno
el ojo por el ojo
la historia
que no acaba
que no acierta
a quemar esta rabia
de fronteras
espejismos de vida y muerte
nada más


◊◊

*

La madera recuerda cada sonido,
eco de días vanos
de los tres primeros años
o los últimos tantos
gritos del reclamo de la madre
alguna plegaria siempre elevada
al padre nuestro
que no la escucha


*

Mis males crecen como frutos
heridos sobre la tierra,
dolores necios que no preceden al olvido
aún acompañan.
Cierro tus puños, como si fueran los míos,
y como si fueran ojos,
trato de golpear esas tinieblas que nos cobijan
entre un susurro de malos sueños
sin saber si despertar o dejarnos caer.


*

Para encontrar el sonido del hastío
basta con morder el eco
que no acaba de mascullar oraciones
hoscas y blasfemas
basta con invocar a los dioses
que tiran fuerte de la pena
y asfixian en la atronada furia de los días


◊◊

*

Infinito cúmulo
de imágenes absurdas
en el eco repetido de horas
que no pasan
las pupilas abarcando lunas
en arena palpitante
empedrada negrura
que extiende
lengua herida
◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊y grita
no hay vuelta atrás
esta noche
el mundo
no es más que piel
cayendo espesa
en avalancha


Vídeo Recomendado

Previo

La poesía en lengua Mè`phàà de Hubert Matiúwàa como una forma de resistencia

Siguiente

La diversión que ha ido desapareciendo

1 comentario

  1. D criswell
    17/01/2019 at 05:16 — Responder

    Ana Gabriela Asturias your poems make me cry. For so many reasons. I hope you will forgive me and understand you are everything. Love always. You know who

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *