Abel Ramírez y Froylán Ruiz, escultores imprescindibles

El alcance e impacto del barro, la piedra y el metal quedarán de manifiesto en Mather Materia, exposición escultórica que se inaugurará este sábado 26 de enero a las 12:00 en la Galería José María Velasco (GJMV), donde permanecerá hasta el 10 de marzo.

Se trata de una revisión de parte del trabajo de los artistas Abel Ramírez y Froylán Ruiz, miembros del Salón de la Plástica Mexicana, quienes muestran facetas poco conocidas de su creación, en las que la tridimensionalidad, la figuración y el material orgánico son las directrices convergentes.

Dicha muestra, curada por Alfredo Matus, permitirá a los visitantes de la GJMV apreciar 32 piezas de los maestros Ramírez y Ruiz, quienes pertenecen a una generación que está en el intersticio entre la Escuela Mexicana y los grupos conceptuales de los años 70, donde la figuración y la abstracción tiene una relevancia por igual.

El artista Froylán Ruiz (Ciudad de México, 1944) estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Su obra gráfica abarca diferentes técnicas como la pintura, el arte objeto, el dibujo, el grabado y la escultura.

Se inició en el abstraccionismo, corriente que abandonó hacia los años 70. Posteriormente trabajo en lo figurativo hasta encontrar un estilo propio: el neomexicanismo, que siguieron otros artistas como Julio Galán, Rocío Maldonado y Dulce María Núñez.

El paisaje es el tema central de su obra, en la que, además, combinó la figura humana con motivos religiosos, gusto que proviene de las enseñanzas de su maestro Manuel Herrera Cartalla. Ha participado en diferentes exposiciones nacionales e internacionales.

Por su parte, el creador Abel Ramírez (Ciudad de México, 1943) estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda; realizó estudios sobre cerámica, esmaltes y vitrales en la Escuela Nacional de Diseño y Artesanías y obtuvo un posgrado en la Koninklijke Academie van Beeldende Kunsten, en La Haya.

En 1992, en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Albertville, Francia, Ramírez participó en un concurso de escultura tallada en nieve y hielo, en el que ganó el primer lugar.

En 2001, el Salón de la Plástica Mexicana le otorgó la medalla El Tlacuilo por su trabajo y trayectoria como escultor, y, en 2002, la medalla por el primer lugar en el concurso de escultura organizado por este recinto. Ha expuesto en México y en el extranjero. Cuenta además con más de 30 años de experiencia como docente en La Esmeralda.

Además de la exposición Mather Materia, en el Gabinete de la GJMV el público podrá apreciar el trabajo del artista italiano Francesco Orazzini, quien convierte sus escenarios en espacios de reflexión con un toque de sarcasmo. Los temas abordados en su trabajo son el dinero y la política, así como la crisis y el caos en la sociedad, las cuales plasma a través de herramientas como el lápiz y la acuarela.

La pieza del mes estará a cargo del artista autodidacta Pablo Herrera, quien, tras ser aprendiz del taller para reclusos por muchos años, actualmente es el profesor del taller de artes plásticas del Reclusorio Norte. Presentará una pieza que refiere en su estética a los intimistas de la ruptura de los años 60.


Vídeo Recomendado

Previo

Inegi tiene que cancelar proyectos porque le recortaron el presupuesto

Siguiente

La Feria del Tamal que todo chilango necesita

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *