Desaparecen los granaderos en la CDMX, pero serán reubicados a otras áreas

Aunque claramente no fueron conformados para ese fin, los granaderos se ha vuelto una especie de símbolo de la represión por parte de las fuerzas del orden contra la sociedad civil que suele tomar las calles. Por supuesto, esta generalización puede llegar a tonos nocivos pero este grupo tiene una connotación especialmente negativa en la Ciudad de México debido a lo rápido que puede escalar la violencia.

Es en este contexto que la recién llegada Jefa de Gobierno de la  CDMX, Claudia Sheinbaum, anunció la derogación del grupo de granaderos de la policía capitalina. Relata la nota de Nación 321:

Sheinbaum dijo que es una deuda histórica tras los hechos de represión el movimiento estudiantil de 1968. 

“El 1 de enero de 2019 los elementos del cuerpo de granaderos pasarán a formar parte de otros agrupamientos o a un nuevo agrupamiento que cuide a los más vulnerables y se capacite a nuevas tareas, un cuerpo de protección civil”. 

Cabe mencionar que no se quedarán sin trabajo aquellos que realizaban estas funciones, sino que ellos y su formación de años se irán a otras áreas. Falta esperar, más allá de un cambio de nombre o reorganización, que se establezcan protocolos y sanciones ejemplares para aquellas fuerzas del orden que repriman más allá de los derechos humanos.

Hace menos de mes y medio fue esta fotografía:

Esto es el más claro ejemplo de lo que la sociedad piensa cuando le hablan de granaderos. Dice la nota de La Jornada:

Elementos del Agrupamiento de Granaderos, de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX), agredieron a padres de familia que realizaron este día una protesta contra un profesor que presuntamente abusó sexualmente de 37 niños en el kínder Marcelino de Champagnat, en la colonia San Juan de Aragón, de la alcaldía de Gustavo A. Madero.

**

¿Realmente cambiarán las cosas?


Vídeo Recomendado

Previo

La iniciativa de AMLO sobre el fuero sigue manteniendo un esquema diferenciado para el presidente

Siguiente

Trump y la dictadura de los bots

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *