Una mirada a la ciudad de las antenas colosales, en el Museo de Arte Carrillo Gil

Un año después de la llegada del hombre a la luna, el 25 de marzo de 1970, se inauguró el Centro de Comunicaciones Espaciales de Colombia, en el municipio de Chocontá. Una imponente antena satelital fue construida y ubicada en medio del paisaje con la finalidad de lograr transmisiones de telefonía y radio. Así, sucesivamente, se fueron colocando más de estas estructuras colosales, lo que dio como resultó un paisaje muy singular.

En medio del paisaje cundiboyacense, la imponente antena satelital que sería la encargada de la transmisión vía microondas de telefonía y radio se mantiene como un símbolo de lo que alguna vez fue el paso del hombre a la modernidad. En el año de 1981 se construiría la segunda antena o Estación Terrena para Comunicaciones Internacionales, que completaría el conjunto conocido como Centro de Comunicaciones Espaciales.

Chocontá, cuyo nombre colonial es Leal y Noble Villa de Santiago de Chocontá, empezó a ser reconocida desde entonces como la “Ciudad Satélite de Colombia”. Los paseos para visitar y conocer las antenas fueron habituales por más de dos décadas. Hoy, 45 años después, las antenas están en su ocaso, las personas ya no se detienen a mirarlas y el paisaje pareciera haberlas absorbido o mimetizado poco a poco.

El proyecto Centro Espacial Satelital de Colombia se plantea como un homenaje, un “arrullo” y una despedida a estas estructuras monumentales y escultóricas. La Banda Sinfónica Infantil de Chocontá, cuyos integrantes oscilan entre los siete y los quince años, nunca conocieron las antenas en su esplendor, y serán los encargados de realizar una particular interpretación. La naturaleza imponente y el clima devastador serán el otro personaje invitado. Entre los tres: antenas obsoletas, niños talentosos y un entorno sabanero, frío y melancólico, evocarán un pasado glorioso, un presente agónico y un futuro incierto.

El gabinete de audio y vídeo acoge la instalación audiovisual Centro Espacial Satelital de Colombia, que aborda estas antenas colosales. La exposición permanecerá hasta el 27 de enero de 2019 en el Museo de Arte Carrillo Gil.

Previo

El jardín de las esculturas, un espacio mágico dentro de Chapultepec

Siguiente

Polarización en México, ¿sectarismo o convicción política?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *